U.S. President Trump holds news conference at the White House in Washington
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, da una rueda de prensa en la Casa Blanca en Washington D.C.

WASHINGTON DC - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, adelantó el jueves que es probable que otro país, al que no nombró, se una al acuerdo diplomático firmado por los Emiratos Árabes Unidos (EAU) e Israel.

La semana pasada, ambos países anunciaron en la Casa Blanca un pacto que llevará a la normalización total de las relaciones diplomáticas, y que Trump ayudó a negociar.

En una rueda de prensa, Trump dijo que “otros países se unirán en un periodo de tiempo relativamente corto” y que “podría haber paz en el Medio Oriente”.

El 15 de septiembre se llevará a cabo en Washington D.C. una ceremonia para celebrar la firma oficial del acuerdo, a la que asistirán el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y el ministro de Relaciones Exteriores de EAU, jeque Abdullah bin Zayed al-Nahyan.

Trump insinuó el jueves que Arabia Saudita podría ser una de las naciones que se una al acuerdo.

“Creo que, en últimas, lo que sucederá es que van a haber varios países que se unan. Los grandes van a unirse. Hablé con el rey de Arabia Saudita (…) comenzamos a dialogar y ellos se unirán”,  expuso el presidente.

Los llamados Acuerdos de Abraham, son los primeros de este tipo desde que Israel y Jordania firmaron un tratado de paz en 1994.

La relación de Trump con Arabia Saudita es foco del escrutinio público después de que extractos del próximo libro del periodista Bob Woodward revelaran que el presidente alardeó de haber protegido al príncipe Mohammed bin Salman después del asesinato de Jamal Khashoggi, un escritor y columnista.

"Salvé su pellejo”, dijo Trump en una entrevista con Woodward, según extractos publicados en varios medios nacionales. “Logré que el Congreso lo dejara en paz. Conseguí que pararan”.

Khashoggi, de 59 años, fue asesinado y desmembrado en el consulado de Arabia Saudita en Estambul en octubre del 2018. Un informe de la CIA encontró que el príncipe bin Salman ordenó personalmente el asesinato del escritor, quien era conocido por ser crítico del gobierno saudita.

Trump no abordó los comentarios sobre el príncipe en la conferencia de prensa, aunque ha tildado el libro de Woodward de “falso” en su cuenta de Twitter.