El responsable de Asuntos para el Hemisferio Occidental de la adiminstración estadounidense, Michale Kozak, habló el viernes sobre la manera en que el gobierno en disputa de Venezuela maneja la crisis poor coronavirus en el país latinoamericano.
El responsable de Asuntos para el Hemisferio Occidental de la adiminstración estadounidense, Michale Kozak, habló el viernes sobre la manera en que el gobierno en disputa de Venezuela maneja la crisis poor coronavirus en el país latinoamericano.

MIAMI, EE.UU. - El subsecretario interino de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de EE.UU., Michael Kozak criticó las gestiones del Gobierno en disputa de Venezuela frente a la pandemia de coronavirus y el modo en que ha manejado la ayuda que llega del exterior.

Estados Unidos continúa apoyando al pueblo de Venezuela pero necesita que su ayuda no sea “politizada” por parte del Gobierno del presidente en disputa, Nicolás Maduro, dijo este viernes Michael Kozak, subsecretario interino de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado.

“Nuestro problema es lograr que el régimen nos dé acceso para que la asistencia se pueda distribuir según las necesidades en lugar de hacerlo sobre una base politizada, que es lo que el régimen tiende a hacer”, dijo el diplomático en una conferencia de prensa desde el Departamento de Estado.

Kozak confirmó así las declaraciones del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, cuando el jueves habló sobre parte de la ayuda que su país recibe de EE.UU.

ARCHIVO - El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó durante una conferencia de prensa en Caracas.
Guaidó: "Hoy Venezuela no puede decidir entre sobrevivir a la pandemia o al hambre"
El mandatario interino de Venezuela volvió a negar que haya negociaciones o acercamientos con el gobierno en disputa de Nicolás Maduro.

“(…) Estados Unidos en realidad han asignado, creo, nueve millones de dólares para la ayuda [a la] COVID-19 dentro de Venezuela”, señaló Kozak, quien agregó que su país rechaza la manera en que Maduro maneja la crisis por coronavoirus.

“Vimos recientemente que obtuvieron algunos kits de prueba y los exportaron a otro país para obtener su voto en un foro multilateral. Por lo tanto, no es una buena apuesta simplemente darle cosas al régimen de Maduro”, explicó.

A una pregunta sobre las supuestas negociaciones que estarían haciendo miembros de la oposición y el oficialismo –sin incluir a Guaidó ni Maduro-, desveladas por la agencia Reuters pero desmentidas por Guaidó, el diplomático las negó tajantemente.

“Estados Unidos no está llevando a cabo conversaciones secretas con Venezuela”, aseguró.

En diciembre pasado Estados Unidos sancionó a la línea aérea iraní Mahan Air acusándola de enviar armas a representantes iraníes en Líbano y Yemen, y tres de sus agentes de ventas.

Mahan Air ha continuado sus relaciones comerciales con el Gobierno en disputa de Maduro en medio de las presiones del Gobierno de Estados Unidos.

“Es interesante cómo los Gobiernos que se aíslan del resto del mundo, terminan uniéndose y luego es un juego de concha en el que cada uno intenta salvar al otro de alguna consecuencia y realmente no pueden hacerlo porque no tienen la capacidad”, explicó Kozak.

El alto funcionario estadounidense señaló que esa aerolínea “ha sido sancionada precisamente porque está ayudando e incitando a la Fuerza Qods, que es, por lo tanto, es una entidad terrorista designada [para sanciones]”, y agregó al unirse con grupos como el Ejército de Liberación Nacional (ELN) o las facciones disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) “parecen tener una gran afinidad por las organizaciones terroristas”.

El político estadounidense afirmó que en Venezuela se produjeron el jueves "al menos 4 muertes" en enfretamientos entre las autoridades y los ciudadanos que luchan por llevar alimentos a sus casas en medio de la crisis.

Kozak también criticó al Gobierno cubano porque “ha aprovechado la pandemia de cornavirus para continuar su explotación de los trabajadores médicos cubanos” y aseguró que Estados Unidos continuará “defendiendo los derechos del personal médico cubano y oponiéndonos a su explotación y abuso”.

El embajador Kozak explicó por qué EE.UU. continuó con su plan de deportar inmigrantes en medio de la pandemia de coronavirus, especialmente hacia Guatemala, donde encontró una respuesta de ese Gobierno.

“Fue precisamente para no dejarlos en los centros de detención de inmigrantes donde están, hacinados y no pueden hacer el tipo de distanciamiento social que debería ser; en otras palabras, que sería mucho más seguro estar de regreso en sus hogares con sus familias y no en un entorno cerrado como ese”, concluyó.