El fallo de la Corte Suprema es considerado una victoria para los inmigrantes y las organizaciones que defienden sus causas.
El fallo de la Corte Suprema es considerado una victoria para los inmigrantes y las organizaciones que defienden sus causas.

La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó el viernes una solicitud del gobierno de Donald Trump que le permitía negar asilo a inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera. 

El fallo de 5-4 es considerado una victoria para las organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes y un revés para el presidente Trump que buscaba implementar una de sus nuevas políticas para hacer más difícil el ingreso y permanencia de inmigrantes en EE.UU. 

El gobierno lo que pedía era poner en espera la orden de un juez federal con sede en California, que impedía a la administración poner en marcha la política destinada a hacer que cualquier persona que no cruce la frontera entre EE.UU y México por un puerto de entrada oficial no sea elegible para el asilo.

La resolución contó con el apoyo del presidente del tribunal, el conservador John Roberts, quien se sumó a los liberales en la Corte Suprema. 

El fallo del más alto tribunal se produce un día después que el Departamento de Seguridad Nacional anunciara una medida que requiere que los inmigrantes que solicitan asilo en la frontera con México, permanezcan en territorio mexicano mientras se procesan sus casos. 

También lea: Nielsen: EE.UU. regresará a México a ciertos migrantes mientras duren procesos.