La líder demócrata Nancy Pelosi durante el inicio de la sesión número 116 del Congreso en Capitol Hill, Washington, Estados Unidos. Foto Reuters.
La líder demócrata Nancy Pelosi durante el inicio de la sesión número 116 del Congreso en Capitol Hill, Washington, Estados Unidos. Foto Reuters.

La Cámara de Representantes está prevista a votar el jueves sobre una resolución para formalizar los procedimientos de la investigación para un juicio político al presidente Donald Trump. VOA les ofrece una reseña explicatoria sobre este proceso.

He aquí lo que esta votación significará.

¿Qué exactamente será el tema a votar este jueves?

La resolución establecerá el proceso a seguir para realizar la investigación sobre las supuestas acciones del presidente Trump durante una llamada telefónica al presidente de Ucrania. Detallará las reglas para realizar audiencias públicas y para citar a los testigos. Establecerá que el Comité de Inteligencia de la Cámara deberá producir un reporte para el Comité Judicial para ser usado al decidir sobre si recomendar uno o más artículos para la destitución. La resolución también provee la forma en que el equipo legal del Presidente podrá articular su defensa e interrogar a los testigos.

¿Por qué la Cámara vota ahora?

Durante semanas, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, hizo caso omiso a las exigencias republicanas de que se hiciera un voto formal  sobre si abrir un juicio político. En lugar de eso, Pelosi lanzó oficialmente la investigación el 24 de septiembre, anunciando que seis distintos comités avanzarían con investigaciones sobre la denuncia de actuaciones indebidas del Presidente. Los republicanos dijeron que al no haberse realizado una votación para la investigación, el proceso de juicio político es ilegítimo. Esto a pesar que ni la Constitución ni las reglas del congreso requieran un voto para iniciarlo.

¿Qué significa este voto políticamente?

La votación determinará cuánto respaldo existe entre los 435 miembros del Congreso para un juicio político. La medida tiene asegurada la aprobación por una mayoría, con el anticipado respaldo de todos los 234 demócratas, y quizás algunos republicanos. La definición de cuántos republicanos voten por el juicio político, dará al presidente Trump una idea de cómo sus correligionarios están viendo el proceso.

¿Cómo afectará este voto el enfrentamiento que existe sobre el proceso?

La formalización de los procesos para el juicio político podrían dificultarle a la Casa Blanca continuar rehusándose a cooperar con los investigadores o obedecer las citatorias. Al anunciarse el voto, Pelosi afirmó que “estamos tomando este paso para eliminar cualquier duda sobre si la administración Trump puede retener documentos, impedir las declaraciones de testigos, desestimar citatorios válidos y obligatorios, o continuar obstaculizando a la Cámara de representantes”.

¿Y qué dicen los republicanos?

La Casa Blanca calificó como “injustas” las reglas que han sido propuestas. La Secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, dijo que “la Casa Blanca tiene impedido participar del todo, sino hasta que el congresista Schiff ya haya realizado dos rondas de audiencias parcializadas para generar un informe desbalanceado para el Comité Judicial”. El jefe de la Minoría de la Cámara, Steve Scalise recomendó, en un correo a congresistas republicanos, que estos voten “no” a la resolución. Afirmó que, de ser aprobada, las reglas y procedimientos resultarían en el uso de “evidencias parcializadas obtenidas como la base para la destitución”.

¿Cuál es el calendario del proceso de juicio político? 

Los líderes demócratas han dicho que ellos favorecen realizar una votación para enjuiciar al Presidente antes de fin de año, y quizás antes de finales de noviembre. Si la Cámara aprueba los artículos para la destitución, el Senado tendrá que efectuar un juicio, posiblemente el próximo año, el cual determinará si destituir o no al Presidente. El Congreso tiene aún que aprobar el presupuesto de gastos antes del 21 de noviembre para financiar al gobierno el próximo año, volviendo el calendario legislativo realmente complicado.