Menachem Levanoni, presidente de la sinagoga Chabad de Poway, California, habla el lunes en el funeral de Lori Kaye, quien murió a manos de un atacante en el tiroteo al templo. Abril 29 de 2019.
Menachem Levanoni, presidente de la sinagoga Chabad de Poway, California, habla el lunes en el funeral de Lori Kaye, quien murió a manos de un atacante en el tiroteo al templo. Abril 29 de 2019.

SACRAMENTO, CALIFORNIA - Una congregación repleta recordó a la mujer que fue asesinada a tiros en una sinagoga del sur de California el pasado fin de semana.

Legisladores estatales y federales, un representante del gobierno israelí, alcaldes locales y jefes policiales asistieron al servicio conmemorativo el lunes para Lori Kaye, de 60 años.

El nuevo enviado del Departamento de Estado de EE.UU.para asuntos de antisemitismo dijo a la multitud que el gobierno de Trump está comprometido a luchar contra el mal dondequiera que se encuentre.

Elan Carr dijo que "estamos en guerra con estas personas" mientras prometió luchar contra el antisemitismo en todo Estados Unidos.

La congregación cantó "Dios bendiga a América".

Un hombre armado mató a Kaye e hirió al rabino y a otros dos en la Chabad de Poway cerca de San Diego el sábado, el último día de un importante día festivo judío. Las autoridades dicen que el atacante se rindió poco después.

Los legisladores de California adoptaron una resolución en honor del Día de Recordación del Holocausto y tomaron un momento durante la ceremonia del lunes para hablar sobre el ataque de este fin de semana en una sinagoga cerca de San Diego.

El asambleísta Jesse Gabriel, vicepresidente del Comité Legislativo Judío de California, dijo que la comunidad judía del estado está alarmada por la "infusión de antisemitismo en nuestro discurso político".

Enfatizó que el Holocausto "no sucedió de la noche a la mañana" y que las personas deberían ser conscientes de hechos más pequeños, como la retórica odiosa.

Un hombre de 19 años ha sido acusado de asesinato por el ataque del sábado al Chabad of Poway. Las autoridades lo han descrito como un crimen de odio.

La ceremonia del lunes había sido planeada antes del ataque.