El canciller mexicano Marcelo Ebrard calificó lo sucedido como “una de las tragedias más grandes que ha tocado vivir a las y a los mexicanos en territorio norteamericano”. 
El ministro de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, se embarcó este viernes rumbo a Washington.

El ministro de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, dijo que comenzó a negociar con funcionarios en Washington el viernes, luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazara con aranceles a las importaciones de productos mexicanos, pero las conversaciones cara a cara no se llevarán a cabo hasta la próxima semana.

Ebrard dijo en Twitter que había hablado por teléfono con el asesor principal de la Casa Blanca, Jared Kushner, y con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y que había una buena disposición para resolver la disputa.

​​"Las negociaciones han comenzado", dijo Ebrard antes de abordar un avión con destino a Washington. "Escuché interés y respeto por la carta del presidente López Obrador. Estamos avanzando".

Sin embargo, Ebrard dijo que las conversaciones en persona no se llevarán a cabo hasta el miércoles en Washington, y que Pompeo encabezará la delegación de Estados Unidos. Ebrard estará acompañado por el viceministro de Relaciones Exteriores de América del Norte, Jesus Seade, un veterano negociador comercial.

Por su parte, el Departamento de Estado confirmó el viernes que el secretario Pompeo habló por teléfono con Ebrard sin dar mayores detalles de las conversaciones. Sobre una supuesta reunión en persona entre Pompeo y Ebrard anunciada para el miércoles, el Departamento de Estado dijo que "no tienen ningún anuncio por el momento". 

​El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, dijo el viernes que respondería con "gran prudencia" a las amenazas de Trump de imponer aranceles punitivos a los productos mexicanos el 10 de junio.

Trump ha acusado a México de no hacer lo suficiente para detener el flujo de inmigración ilegal desde Centroamérica a los Estados Unidos, pero López Obrador dijo que su política migratoria ya estaba dando resultados.