FILE PHOTO: Few people wear masks as they walk on the beach pier in Ocxeanside, California
En esta foto del martes, muy pocas personas son vistas usando máscara de protección en Oceanside, California.

El estado de California, el más poblado de Estados Unidos con 39,5 millones de habitantes, sobrepasó el martes al estado de Nueva York con la mayor cantidad de casos confirmados de coronavirus. Y de sus habitantes, los hispanos están siendo los más golpeados.

California, que inició un proceso de reapertura luego que sus estadísticas de infecciones empezaron a mejorar, afronta ahora una segunda ola que tiene sus hospitales sobrepasados en su capacidad. Un estricto confinamiento es inminente.

"Somos un estado del tamaño de 21 estados combinados, así que no es sorprendente ahora, en algunos aspectos, a medida que comenzamos a reabrir sectores clave de nuestra economía, que nuestros números empezarían a aumentar", reconoció Gavin Newsom, gobernador de California.

Según las estadísticas de la Universidad Johns Hopkins, California ha estado reportando unos 9.000 nuevos casos diarios, y su total pasó a unos 409.300. Nueva York mientras tanto ha estado reportando unos 700 casos por día, y su total el martes era de unos 408.000.

A California le iba bien en mayo. Después de todo, había sido el primer estado en imponer una orden de permanecer en casa el 19 de marzo. Menos de dos meses después, las cifras habían bajado suficiente como para iniciar la primera fase de un proceso de reapertura.

Pero a inicios de junio, los números empezaron a subir nuevamente. El promedio de número de casos diarios andaba alrededor de los 2.600 diarios. Pero luego se dispararon. A inicios de julio ya habían 9.400 casos diarios. Para el 13 de julio ya se había ordenado el cierre de bares, restaurantes bajo techo, salas de cine y otros negocios.

Four-year old Catherine Mawi (top) plays with three-year old Lillian Barnette (bottom) at the Frederick, Maryland Head Start…
¿Son o no propensos los niños al coronavirus?: California reporta incremento de casos en centros de cuidado infantil
El aumento ha sido visible en los centros donde se atienden a bebés, preescolares y algunos niños en edad escolar, y los cuales abrieron durante la pandemia.

Anne Rimoin, una profesora de epidemiología de la Universidad de California en Los Angeles, explicó que tanto los gobiernos como los ciudadanos se confiaron.

“Abrimos demasiado pronto. No teníamos el virus totalmente bajo control”, dijo Rimoin a CNN. “La gente no está respetando las normativas. No están usando las máscaras. No están respetando el distanciamiento social. No están haciendo lo que tienen que hacer”, comentó.

Sobre eso, Mark Ghaly, Director de salud pública de California, coincide en que el uso de tapabocas y seguir las recomendaciones como el distanciamiento social, serán vitales, aunque señaló que podrían tardar de cuatro a cinco semanas ver los resultados de esas directrices.

“Estamos haciendo todo lo posible para asegurarnos de controlar la tasa de propagación. A pesar de pasar los 400.000 casos en California ... miramos a nuestra estrategia inicial de tratar de estar preparados para días con una gran cantidad de casos, asegurar que tengamos la capacidad en nuestro sistema hospitalario y todos los factores para proteger a nuestras comunidades”, dijo Ghaly a la prensa.

Uno de los segmentos de la población que se considera está contribuyendo a una segunda ola de infecciones, son las personas menores de 40 años, que tras la reapertura salieron apresurados a los bares y otros lugares de socialización donde no se respetó ni el uso de máscaras ni el distanciamiento. De los nuevos casos, 50% son personas menores de 40 años.

El otro segmento fuertemente afectado son los hispanos. Representan un 39% de la población del Estado, pero un 55%  de los nuevos casos de contagio. Los expertos atribuyen esta situación a dos factores: primero, los hispanos tienden a vivir en residencias multigeneracionales, desde la abuela hasta los nietos o bisnietos bajo el mismo techo.

Muchos hispanos asimismo, trabajan en sectores esenciales, en labores que no pueden hacerse de forma remota. Deben exponerse al contagio para poder proveer para sus familias. Una persona enferma pasa entonces a contagiar a toda la familia.

(Con colaboración de Verónica Villafañe)