El exvicepresidente Joe Biden durante la entrega de los Premios Biden al Valor, el martes 26 de marzo de 2016.
El exvicepresidente Joe Biden durante la entrega de los Premios Biden al Valor, el martes 26 de marzo de 2016.

WASHINGTON - El vicepresidente Joe Biden defendió el domingo sus interacciones con las mujeres y dijo que no cree que haya actuado de manera inapropiada. Pero la afirmación de una política de Nevada de que el beso de Biden en la parte posterior de su cabeza la hizo sentir incómoda hizo que algunos demócratas se cuestionaran si el político de 76 años está demasiado desfasado con su propio partido para dirigir una exitosa campaña presidencial en 2020.

El episodio, relatado por la demócrata Lucy Flores, destacó un aspecto de la persona de Biden que se ha conocido públicamente durante años: los afectuosos susurros, abrazos y toque cariñoso de hombros que él ha repartido a las mujeres, a menudo en cámara y en eventos públicos de alto perfil. En un momento de reconocimiento nacional sobre el acoso sexual y el trato a las mujeres por parte de hombres poderosos, algunos demócratas dijeron que las acciones de Biden han tomado una nueva perspectiva.

"Se ve diferente en 2019'', dijo María Cardona, una estratega demócrata. Cardona dijo que si bien el comportamiento de Biden no es descalificador automáticamente para la presidencia, "todo depende de cómo siga respondiendo a esto". Tiene que reconocer que su comportamiento hizo que algunas mujeres se sintieran incómodas''.

En una declaración el domingo, Biden dijo que nunca fue su intención hacer que las mujeres se sintieran incómodas y, si lo hizo, "escucharé con respeto".

Varias mujeres que trabajaron para Biden se adelantaron durante el fin de semana para responder a su favor. Y Stephanie Carter, la esposa del exsecretario de Defensa Ash Carter, disputó las caracterizaciones de sus interacciones con Biden durante la ceremonia de juramento de su esposo. Las imágenes del entonces vicepresidente susurrando al oído de Carter y colocando sus manos sobre sus hombros, rebotaron en Internet en ese momento.

"El Joe Biden en mi foto es un amigo cercano que ayuda a alguien a superar un gran día, por lo que siempre estaré agradecida '', escribió Carter en una publicación en el sitio web Medium.

El relato de Flores sobre el incidente de 2014 llega en un momento crucial para Biden. Ha estado luchando durante meses con una decisión final sobre si postularse para la presidencia, pasando por varios plazos autoimpuestos. Los asesores ahora están avistando un anuncio más tarde en abril.

Pero la primaria demócrata ha avanzado aceleradamente sin él, con más de una docena de candidatos, incluyendo un número récord de mujeres y minorías. Veteranos como el senador Bernie Sanders de Vermont han demostrado una fuerza sorprendente, mientras que nuevos aspirantes a la Casa Blanca como la senadora de California Kamala Harris y el texano Beto O'Rourke han atraído a grandes multitudes y han mostrado su capacidad de recaudación de fondos.

Biden aún lidera la mayoría de las primeras encuestas, impulsado por el amplio reconocimiento de su nombre y la buena voluntad que generó durante ocho años como el No. 2 del presidente Barack Obama. Dada su experiencia y atractivo con los votantes de la clase trabajadora blanca en los importantes estados del medio oeste, algunos demócratas también lo han visto. como el candidato mejor posicionado para derrotar al presidente Donald Trump.

Nancy Bobo, una activista de Iowa que estuvo entre los primeros partidarios de Obama en el estado, comparte esa opinión. Ella teme que el episodio con Flores sugiera que los demócratas podrían intentar derribar a su candidato más calificado.

"Puedo ver lo que viene hacia él'', dijo Bobo. "Y va a venir de los demócratas".

Ninguno de los rivales potenciales de Biden lo defendió luego de las acusaciones de Flores. La senadora de Massachusetts Elizabeth Warren dijo que creía en Flores y que Biden "necesita dar una respuesta" sobre lo que ocurrió. La senadora por Nueva York Kirsten Gillibrand dijo: "Lucy Flores se sintió degradada, y eso nunca está bien. Si el vicepresidente Biden se convierte en candidato, este es un tema en el que tendrá que involucrarse más". El gobernador de Washington, Jay Inslee, dijo: "Creo que es importante escuchar y tomar en serio cualquier incidente como este".

La asesora de la Casa Blanca, Kellyanne Conway, dijo que Flores fue "bastante audaz" al "ir contra los niveles más altos de su partido político" con las acusaciones y sugirió que Biden debería considerar pedirle disculpas a Flores. Conway desvió las preguntas sobre las numerosas mujeres que han acusado a Trump de conducta sexual inapropiada, alegaciones que él niega.

Flores, exrepresentante del estado de Nevada y nominada demócrata de 2014 para vicegobernador de Nevada, dijo a The Associated Press el domingo que había estado reflexionando hacer la denuncia durante años. Dijo que se acercó a la revista New York Magazine sobre la publicación de su historia y que la revista había revisado su artículo después de haberlo presentado.

Según Flores, el incidente con Biden ocurrió en 2014 cuando los dos esperaban para subir al escenario durante un mitin en Las Vegas

"Sentí dos manos sobre mis hombros. Me quedé helada. '¿Por qué me toca el vicepresidente de los Estados Unidos?", escribió. "Procedió a plantar un gran beso lento en la parte de atrás de mi cabeza''.

El portavoz de Biden, Bill Russo, dijo que el exvicepresidente no recuerda haber besado a Flores.

La AP intentó ponerse en contacto con varios asesores y asistentes de la campaña 2014 de Flores, pero no pudo obtener una verificación independiente de su historia.

Flores, quien apoyó a Sanders en la campaña de 2016, dijo que el equipo de Biden no la ha contactado desde que se publicó su historia. Ella dijo que estaría satisfecha si Biden simplemente reconociera la incomodidad que le causó el episodio.

Los asesores le advirtieron a Biden que sus declaraciones y acciones pasadas, incluida su larga historia de abrazar y mostrar afecto a las mujeres, se enfrentarían a un nuevo escrutinio en la campaña 2020. En algunos casos, las posiciones políticas de Biden, como su apoyo al proyecto de ley de delitos de 1994 al que se culpa por los encarcelamientos en masa de minorías, están fuera de sintonía con un partido que se ha desplazado hacia la izquierda. Pero en otros momentos, como cuando promociona su capacidad para forjar compromisos con los republicanos, puede parecer que habla de una era política que muchos demócratas creen que ya no existe.

Karen Finney, una estratega demócrata que trabajó en la campaña de Hillary Clinton en 2016, dijo que el equipo de Biden debe responder una pregunta clave antes de lanzar una candidatura a la Casa Blanca: "¿Se sienten confiados en su capacidad para entender este electorado y campaña en 2020, que ya es diferente al 2016?".


Incluso antes de que Flores hiciera sus acusaciones, algunos demócratas se preguntaban si Biden estaba destinado para este momento. Su equipo fue ampliamente criticado tras los informes de que estaban considerando recurrir a un demócrata más joven o a una minoría como la candidata a la gobernadora de Georgia 2018 Stacey Abrams como compañera de boleta al principio de la primaria en un intento por contrarrestar las preguntas sobre la edad de Biden.

Si bien el equipo de Biden negó que estuviera considerando ese paso, Biden le sugirió la idea a Abrams en un almuerzo reciente, según un demócrata con conocimiento de la discusión. El demócrata no estaba autorizado para discutir el asunto públicamente e insistió en el anonimato.

La estratega demócrata Rebecca Katz dijo que si bien las descripciones de Flores pueden ser familiares para aquellos que han visto a Biden abrazarse y tomarse de las manos con las mujeres durante años, ella se enfocó en las mujeres que recibían sus afectos.

"Lo que Lucy Flores tan valientemente hizo es decir: 'Esta es la forma en que me hizo sentir'", dijo Katz. #Nadie ha hecho eso antes con Joe Biden''.