El fiscal general de Estados Unidos anunció que expulsarán a 21 jóvenes saudíes que participaban en un programa de entrenamiento y los enviará de vuelta a su país. Foto AP.
El fiscal general de Estados Unidos anunció que expulsarán a 21 jóvenes saudíes que participaban en un programa de entrenamiento y los enviará de vuelta a su país. Foto AP.

El fiscal general de Estados Unidos anunció que se expulsará a 21 jóvenes saudíes que participaban en un programa de entrenamiento y serán enviados de vuelta a su país, tras una investigación en torno al tiroteo perpetrado por un alumno saudí en una base naval en Florida el mes pasado.

El fiscal William Barr, dijo que muchos de los cadetes habían accedido a pornografía infantil y tenían propaganda yihadista. Ninguno de los jóvenes saudíes está acusado de tener conocimiento del ataque armado con anticipación, el cual, según Barr fue motivado por “una ideología yihadista” y ha sido clasificado como un acto de terrorismo.

"Si bien no hay evidencia de asistencia o conocimiento previo del ataque por parte de otros miembros del ejército saudita o de cualquier otro ciudadano extranjero que se estaba entrenando en Estados Unidos, sí nos enteramos del material despectivo que poseen 21 miembros del ejército saudí que están entrenando en Estados Unidos", declaró el fiscal.

Barr dijo a periodistas que los 21 saudíes han sido dados de baja de los programas de capacitación en la base militar y agregó que "este fue un acto de terror", sobre el ataque a la base de Pensacola el mes pasado, en el que murieron tres personas.

Asimismo, Barr aclaró que la fiscalía de Estados Unidos investigó de forma independiente los casos de los 21 cadetes y determinaron que ninguno de ellos recibirá un proceso federal.

Sin embargo, el Reino de Arabia Saudita determinó que este material demostró conducta impropia de un oficial de la Real Fuerza Aérea Saudita y de la Marina Real.

El FBI identificó oficialmente al atacante como Mohammed Alshamrani, un  teniente segundo de 21 años de la Real Fuerza Aérea Saudí que era un estudiante de vuelo  en el Comando de las Escuelas de Aviación Naval en la Estación Aérea Naval de Pensacola.

El saudí Mohammed Alshamrani mató a tres personas en una base naval de Estados Unidos en Pensacola, Florida, en diciembre pasado.

Según funcionarios, Alshamrani fue anfitrión de una fiesta antes del tiroteo, en la que los asistentes vieron videos de matanzas masivas. Al parecer, poco antes de la agresión, Alshamrani envió mensajes en Twitter quejándose del apoyo estadounidense a Israel y acusando a los estadounidenses de ser antimusulmanes, según dijo a la AP el mes pasado una fuente oficial.