El auto Tesla Modelo S tiene la capacidad de ser manejado de manera completamente autónoma.
El auto Tesla Modelo S tiene la capacidad de ser manejado de manera completamente autónoma.

WASHINGTON D.C. - La Administración nacional de Tráfico y Seguridad (NHTSA, por sus siglas en inglés) dijo el viernes que ha abierto una investigación formal de unos 115.000 vehículos Tesla por un posible problema de seguridad con la suspensión delantera.

El regulador de seguridad automovilística dijo que estaba abriendo una evaluación preliminar de los autos Modelo S, del 2015 al 2017 y Modelo X del 2016 y 2017, tras recibir unas 43 quejas alegando fallas en la suspensión delantera.

Tesla ya había emitido en febrero del 2017 un boletín de servicio en el que describió una condición de fábrica que podría resultar en fallas de la suspensión delantera, dijo la agencia reguladora.

De acuerdo con Tesla, fueron entregados cerca de 13.450 autos Model S y unas 11.550 camionetas deportivas Model X como la de esta foto.
Tesla pide aprobación para sensores que detectarían cuando un niño sea dejado solo en un auto
No es un simple sensor de movimiento, pues podría incluso atravesar materiales blandos y percibir si el niño está bajo una manta, detectando su respiración y ritmo cardíaco para disparar una alarma.

 

Boletín del 2017

El boletín del 2017 dijo que algunos vehículos tienen piezas en la suspensión delantera que podrían no cumplir con las especificaciones de Tesla sobre resistencia. En caso de fallas, el conductor debe mantener control del vehículo, pero la llanta podría tocar la carrocería del auto.

La NHTSA dijo que 32 quejas involucraron fallas que ocurrieron en maniobras de estacionamiento de baja velocidad, mientras 11 ocurrieron mientras conducían los autos. Otras 8 quejas podrían involucrar el mismo problema, agregó la NHTSA.

La agencia dijo que “las quejas parecen indicar una tendencia creciente, con… tres de los incidentes a velocidades de carretera reportados en los últimos tres meses”.

Demanda colectiva

El 20 de noviembre, una demanda colectiva fue presentada contra Tesla en una corte federal en California por problemas de suspensión en los modelos S y X, alegando defectos que podrían resultar en fallas prematuras de los brazos de control de la suspensión delantera o trasera.

En octubre, Tesla le dijo a la NHTSA que estaba convocando a unos 30.000 vehículos en China por problemas de la suspensión delantera por petición de los reguladores chinos “porque el ambiente en China requiere de suspensiones más fuertes debido a las condiciones de las carreteras locales”. Tesla está también haciendo un llamado adicional a autos modelos S en China por otro problema en la suspension trasera.

Pero Tesla le dijo a la NHTSA que no creía que hubiese ningún defecto en la suspensión y dijo que no era necesario convocar los autos vendidos en Estados Unidos, llamando el incidente “excesivamente raro”. Agregó que no conocía de accidentes relacionados, lesiones o muertes en ninguna parte del mundo.

La semana pasada, la agencia reguladora, NHTSA, dijo que estaba ampliando una investigación separada de unos casi 159.000 Tesla modelos S y X.

Problemas con pantalla táctil

La NHTSA había abierto una evaluación preliminar en junio por fallas en la pantalla táctil. La agencia dijo que la falla podía resultar en la pérdida de las imágenes de la cámara de retroceso y que había una reducción en la visibilidad en dicha cámara. La falla podía impactar la capacidad de eliminar la neblina y las alarmas relacionadas con el autopiloto y las señales de giro.

Esa investigación ahora cubre modelos S del 2012 al 2018 y modelos X del 2016 al 2018. La investigación preliminar cubrió unos 63.000 autos modelo S.