Desde la izquierda, los candidatos presidenciales demócratas, el senador Bernie Sanders, y el exvicepresidente Joe Biden, hablan antes de un debate primario presidencial demócrata, el martes 25 de febrero de 2020 en Charleston, Carolina del Sur (AP Pho...
Desde la izquierda, los candidatos presidenciales demócratas, el senador Bernie Sanders, y el exvicepresidente Joe Biden, hablan antes de un debate primario presidencial demócrata, el martes 25 de febrero de 2020 en Charleston, Carolina del Sur (AP Pho...

Los aspirantes presidenciales demócratas, el senador Bernie Sanders y el exvicepresidente Joe Biden, todavía están programados para participar en un debate el domingo por la noche, aunque la ubicación y los parámetros han cambiado drásticamente a raíz de la pandemia de coronavirus.

El debate se planeó originalmente, como la mayoría de los debates presidenciales, para llevarse a cabo frente a una audiencia en vivo. El debate se iba a celebrar en Phoenix, Arizona, antes de las primarias presidenciales de Arizona el martes.

Debido a las preocupaciones por la propagación del virus COVID-19, los organizadores primero cancelaron la audiencia del estudio para el debate, y luego decidieron mantenerlo en un estudio de televisión en Washington, D.C. para limitar los viajes de todos los involucrados.

Después de meses de debates con numerosos candidatos, cuando el campo democrático tenía hasta veinte aspirantes presidenciales, el debate del domingo contará con los dos únicos candidatos restantes: Biden y Sanders.

El debate será transmitido por CNN y moderado por dos de sus comentaristas. Jorge Ramos de Univision también estaba programado para moderar, pero canceló después de revelar una posible exposición secundaria al coronavirus.

Justo antes del supermartes, varios candidatos demócratas abandonaron la contienda y respaldaron a Biden.

El senador Sanders, a quien le fue peor de lo esperado en las primarias recientes, anunció la semana pasada que continuaría su campaña.

Sanders, un socialista democrático autodeclarado, dijo que espera debatir a Biden, ahora en su tercer intento por la presidencia en tres décadas, uno a uno el domingo por la noche.

Sanders presentó una serie de preguntas que planea hacerle a Biden sobre la desigualdad de ingresos entre los estadounidenses, el cambio climático, la matrícula universitaria gratuita y por qué se opone al plan de Sanders para un sistema de atención médica controlado por el gobierno en EE.UU., entre otros temas.