WASHINGTON - Si bien Juan Carlos Esquivel llegó a Estados Unidos a corta edad, no olvida ni sus raíces, ni lo que tuvo que pasar para adaptarse a esta sociedad y ser un empresario exitoso. Por esta razón, decidió ofrecer su nombre como candidato a concejal de la ciudad de Doral, lugar donde vive desde hace varios años.

“Soy hijo de un político … un cubano patriota y toda mi crianza fue viendo ese modelo de un hombre servidor, preocupado por el bienestar del mundo y eso fue calcado en mi ser. Ahora tengo hijos y tengo nietos y la misma pasión tengo para dejarles un legado y un mejor mundo para que la gente viva”, comenta Esquivel.

Si bien reconoce que al llegar desde tan joven a Estados Unidos, muchas cosas se le hicieron fáciles, cree que, al ser inmigrante, entiende por lo que deben atravesar los latinoamericanos y, en especial, los venezolanos que llegan a Miami en busca de un mejor futuro.

“Para empezar, el exilio venezolano de Estados Unidos es el único que no tiene un consulado”, comenta Esquivel, haciendo referencia a que esta situación, ya los coloca en desigualdad de condiciones para resolver muchos asuntos. “Yo siempre he ayudado al que más lo necesita, incluso con cosas que pueden parecer tan pequeñas como ayudarlos a ‘notariar’ un documento para que algún familiar en Venezuela le pueda vender una moto que dejaron, o un carro o cualquier otra cosa que les ayude a percibir algo de dinero”.

Y justamente, pensando en los inmigrantes, se lanza al ruedo electoral con una propuesta clara.

Devolución del impuesto al turismo

En las metas de su campaña, está la de orientar a los inmigrantes hispanos que habiten en la ciudad de Doral. “Comienzo por mi ciudad y aspiro a continuar en mi carrera política. Más adelante, puede ser el Congreso del estado y, quien quita, que yo sea el primer venezolano representante en el Congreso federal”, dice con seguridad de sus habilidades y experiencia.

Pero volviendo a cómo puede ayudar en este momento a sus compatriotas en la ciudad de Doral, explica que una de sus luchas, de resultar ganador, es lograr la devolución del impuesto al turismo.

“En la ciudad del Doral, cuando llegáramos a 35 hoteles, el impuesto al turismo que ellos cobran, nosotros pudiéramos reclamar cuatro por ciento de regreso a la ciudad; eso representa como unos cinco o seis millones de dólares que regresarían al municipio. Vamos a agarrar esa plata y se la asignamos para la ayuda a un inmigrante, no solo a un venezolano, sino ayudar a cualquier inmigrante que venga y resida en nuestra municipalidad”, explica Esquivel.

La importancia de la participación

Juan Carlos Esquivel se define como un empresario exitoso desde hace varios años. Ha logrado consolidar su compañía de envíos de carga y se siente contento de su experiencia y trayectoria; sin embargo, considera que aunque siempre se ha involucrado en causas humanitarias y se considera un activista, llegó el momento de “certificar” su carrera política.

“Creo que la participación es muy importante. Es como la junta de condominio de tu edificio … muchos se quejan, pero no actúan. Si tú no te involucras, nadie se va a involucrar por ti (…) y ante la inacción del gobierno local en muchos de los problemas que aquejan a la ciudad, creo que puedo dar mi aporte para las soluciones”.

Así como él lo hace ahora, cree que los venezolanos ciudadanos estadounidenses, deben hacer lo propio para participar y defender la democracia en este país.