Neil Young acepta el premio de la Academia de la Música de parte de productores e ingenieros del evento de los Grammy.
Neil Young acepta el premio de la Academia de la Música de parte de productores e ingenieros del evento de los Grammy.

MIAMI, EE.UU. - El compositor musical estadounidense Neil Young presentó una demanda judicial contra la campaña de reelección del presidente Donald Trump por el uso sin autorización de dos de sus temas en actos de campaña, por lo que pidió el pago por daños de no más de 150,000 dólares y no menos de 750 por cada violación a sus derechos de autor.

La demanda, presentada en un tribunal de Nueva York, afirma que el uso sin autorización de las canciones 'Rocking in the Free World' y 'Devil’s Sidewalk' ha ocasionado daños al musíco. Indicó que de ninguna manera desea “irrespetar los derechos y opiniones de ciudadanos estadounidenses que son libres de respaldar al candidato de su preferencia” .

Pero agrega que Young no puede “con la conciencia tranquila permitir que su música sea usada como “tema” de una “campaña divisiva, anti-estadounidense, de ignorancia y odio”.

La demanda, a la cual tuvo acceso la Voz de América, alega que la campaña de Trump ha venido usando las dos canciones en los mitines y otros actos, incluyendo un controvertido mitin en Tulsa, Oklahoma, celebrado el pasado 20 de junio pasado, en medio de la pandemia.

Además de canciones de pop y rock, la campaña de Trump también usa melodías de obras de teatro de Broadway y ópera antes de los eventos de campaña.
"No use nuestras canciones"
Otros artistas como Adele y R.E.M. hicieron el mismo pedido al precandidato de la nominación republicana Donald Trump, quien ha estado usando los temas en sus mítines.

El documento agrega que su queja no es nueva. Dice que la campaña de Trump ha violado sus derechos de autor desde que inició su carrera política, el 16 de junio del 2015, cuando ya usó la canción 'Rocking in the Free World'. Desde ese momento, Young dijo haber objetado a su uso sin su autorización.

Según Young, en ese momento del 2015 la campaña de Trump dijo que había adquirido una licencia para usar la canción, con lo cual reconoció que dicha música tiene un propietario y se requiere de una licencia para su uso. Pero dicha licencia nunca fue adquirida, según la demanda.

Young exige ahora el pago de entre 150.000 y 750 dólares por cada acto de violación de sus derechos de autor. La demanda no especifica cuántas veces se habrían usado las canciones violando sus derechos de autor.

Varios otros músicos internacionales han rechazado que la campaña de Trump use sus producciones, entre ellos Adele, los Rolling Stones, Steven Tyler, de Aerosmith, Rihanna y Elton John.

El miércoles la campaña de Trump aún no se había pronunciado sobre la demanda.