Members of the Wisconsin National Guard stand outside Kenosha County Public Safety Building, over a week since Black man Jacob…
Miembros de la Guardia Nacional de Wisconsin hacen guardia en las calles de Kenosha, Wisconsin, donde se registraron graves protestas, el 31 de agosto de 2020.

WASHINGTON, D.C. - Los funcionarios estadounidenses encargados de garantizar la legitimidad de las próximas elecciones presidenciales están tomando precauciones adicionales, preparándose para la posibilidad de que el 3 de noviembre y los días siguientes se vean empañados no solo por posibles ataques cibernéticos, sino también por la violencia.

Las advertencias más audaces y, quizás, más severas no provienen de las autoridades federales sino de los funcionarios estatales, algunos de los cuales dicen que las campañas de desinformación extranjeras podrían alimentar una variedad de problemas, desde disturbios menores hasta algo mucho más grave.

“Las demoras en los resultados de las elecciones y los recuentos podrían resultar en protestas e intentos de ocupar cargos electorales”, advirtieron funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional y Preparación de Nueva Jersey en una evaluación de amenazas emitida a fines de septiembre.

“Los incidentes de civiles que resulten en disturbios, actos violentos y muertes convergerán con la incertidumbre electoral, produciendo enfrentamientos entre manifestantes y contramanifestantes que desafiarán los resultados de las elecciones”, señalaron.

Señales de advertencia

Otros funcionarios electorales estatales y locales no están tomando estas advertencias a la ligera, especialmente después de que el FBI este mes interrumpiera un complot de milicianos extremistas antigubernamentales para secuestrar a la gobernadora demócrata de Michigan, Gretchen Whitmer.

Los funcionarios de Michigan dicen que están revisando la situación con miras a las elecciones y planean emitir una guía adicional en los próximos días.

Pero el complot de secuestro, que según el FBI también consideró al gobernador demócrata de Virginia Ralph Northam como un objetivo potencial, no es el único incidente que ha causado alarma entre los funcionarios electorales estatales.

FILE PHOTO: Michigan Governor Gretchen Whitmer addresses the media about a state flooding issue in May 2020
Seis personas arrestadas por planear secuestro de gobernadora de Michigan
El FBI frustró el plan de los acusados, que contaban con el apoyo de una milicia. Culpan a la funcionaria de haber violado la Constitución por haber impuesto restricciones durante la pandemia.

Algunos también han señalado una protesta a fines de septiembre frente a un centro de votación anticipada en el Condado de Fairfax, Virginia, un suburbio de Washington, D.C., que rápidamente se volvió viral.

El video de la protesta, publicado en las redes sociales, muestra a un grupo de simpatizantes del presidente Donald Trump acercándose al lugar de votación con carteles y banderas, coreando: "¡Cuatro años más!"

Los informes policiales sobre el incidente indican que las entradas al centro de votación, un edificio del gobierno del condado, nunca fueron bloqueadas, y los funcionarios dijeron más tarde que no había indicios de que se hubieran violado las leyes. Pero algunos votantes dijeron a los medios de comunicación que se sentían intimidados.

Prepararse para una posible violencia electoral

Aún así, a los funcionarios electorales de todo el país les preocupa que la próxima vez no sea tan pacífica.

“Eso es algo que definitivamente nos preocupa”, dijo Michael Moore, el oficial de seguridad de la información del condado de Maricopa, Arizona, durante un foro en línea el 23 de septiembre, pocos días después de ese incidente.

El consejo de Moore a otros funcionarios electorales: estén preparados.

"Asegúrese de comunicarse con la policía y decirles, el día de las elecciones y en fechas cercanas, ¿cuál es nuestro plan?", dijo y comentó: “¿Tiene una lista de contactos de emergencia? ¿Tiene su departamento de policía, su sheriff, quien sea, en marcado rápido listo para que respondan a cualquier tipo de amenaza?".

White House Press Secretary Kayleigh McEnany holds a daily press briefing in Washington
Casa Blanca: "El presidente aceptará el resultado de unas elecciones libres y justas"
La Casa Blanca trató de desdramatizar las declaraciones del presidente Trump en la que rechazó comprometerse a una transición pacífica en caso de perder las próximas elecciones.

La policía del Condado de Fairfax se negó a comentar sobre cualquier medida específica que hayan tomado en respuesta a la protesta, aunque un portavoz le dijo a la Voz de América que el departamento está “en comunicación diaria y en tiempo real con nuestros socios en la Junta Electoral, el gobierno federal y el Departamento de la Policía Metropolitana de Washington (MPD, por sus siglas en inglés) sobre cualquier posible evento o amenaza ".

Por su parte, el MPD está planeando aumentar las patrullas en las áreas cercanas a los lugares de votación el mismo día de las elecciones.

“La política del MPD es garantizar que todos los ciudadanos del Distrito de Columbia tengan la oportunidad de votar en cualquier día de elecciones”, dijo la portavoz de ese departamento, Kristen Metzger, señalando una política que data de 2003.

Solo que planificar la seguridad el mismo día de las elecciones podría no ser suficiente.

La última evaluación de amenazas emitida por funcionarios de Nueva Jersey advierte que cuanto más se demore en decidirse la elección del 3 de noviembre, mayores serán las posibilidades de que algo salga mal.

En un escenario posible, que prevé que el país tendrá que esperar meses para obtener resultados electorales certificados, la evaluación advierte: "Varios estados podrían convertirse en un destino para que varios grupos converjan y realicen protestas violentas", lo que podría resultar en "enfrentamientos mortales y disturbios civiles".

Aún así, las organizaciones que representan a los funcionarios estatales dicen que, por más aterrador que suene ese escenario, sus miembros están decididos a no ser sorprendidos desprevenidos.

"A nivel estatal y local, se planean innumerables escenarios electorales", dijo a la VOA un portavoz de la Asociación Nacional de Secretarios de Estado, y agregó que han sido ayudados por una serie de los llamados "ejercicios de mesa".

Desteny Martinez, de 18 años de edad, vota por primera vez en las elecciones legislativas de Estados Unidos en Norwalk, California,el 24 de octubre de 2018.

“Estos ejercicios brindan una oportunidad para que la comunidad electoral se una a un plan de juego para varios escenarios y pruebe y mejore sus planes de respuesta", dijo el vocero.

Sin embargo, existen dudas sobre si los funcionarios estatales y locales, o el gobierno federal, han pensado lo suficiente en las perspectivas de unas elecciones estadounidenses empañadas por la violencia.

Durante gran parte de los últimos cuatro años, la atención de los funcionarios de seguridad electoral se ha centrado en la amenaza virtual: preocupaciones de que los adversarios estadounidenses puedan intentar piratear sistemas críticos, así como preocupaciones de que las operaciones de influencia extranjera sesgarán las elecciones incluso antes de que los estadounidenses lleguen a emitir sus votos.

Y si bien los altos funcionarios estadounidenses han expresado repetidamente su confianza en que el proceso de votación será seguro, han dicho poco públicamente sobre el potencial de violencia relacionada con las elecciones, incluso bajo interrogatorios de los legisladores.

"Es difícil de decir", dijo el director del FBI, Christopher Wray, al Comité de Seguridad Nacional del Senado en septiembre cuando se le preguntó sobre el peligro.

"Ciertamente, hay un esfuerzo por sembrar conmoción y discordia, y como hemos visto en todo el país, la discordia y la agitación pueden conducir a una actividad criminal peligrosa y violenta", agregó, refiriéndose a las protestas que se han apoderado de las ciudades de todo el país.

Archivo - En esta foto del 29 de enero de 2019 se ve al director de la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU., general Paul Nakasone, director del Comando Cibernético, testificando ante la Comisión de Inteligencia del Senado en el Capitolio en Washing...
EE.UU. mejorará seguridad cibernética antes de elecciones
EE.UU. mejorará seguridad cibernética antes de elecciones

Cuando se le pidió que explicara el testimonio de Wray, un funcionario del FBI dijo a la VOA: "Nuestros preparativos para 2020 tienen en cuenta el clima actual del país".

"Estamos trabajando en estrecha colaboración con nuestros socios federales, estatales y locales para que todos los involucrados en salvaguardar las elecciones tengan la información y los recursos necesarios para responder de manera oportuna a cualquier violación que pueda surgir", dijo el funcionario, describiendo los preparativos como "extensos".

Otro funcionario estadounidense, que habló bajo condición de anonimato debido a la sensibilidad del tema, dijo que si bien la seguridad física de las elecciones siempre es una preocupación, este año ha habido mucho más énfasis en la posible violencia días antes, durante y después de las elecciones.

Alcance del FBI

En algunos casos, los funcionarios estatales dicen que el FBI ha sido especialmente proactivo, acercándose a ellos con preocupaciones, mientras se preparan para la posibilidad de que las tensiones políticas y sociales puedan estallar.

"El FBI ha solicitado una reunión en todo el estado, con la que me asocio, para abordar problemas potenciales en los lugares de votación el día de las elecciones o incluso durante la votación anticipada", dijo a los periodistas el secretario de Estado de Louisiana, Kyle Ardoin, un republicano, durante una videollamada el martes.

“También nos estamos asociando con el FBI en Nuevo México para proteger de la intimidación a las personas en nuestros lugares de votación”, agregó la secretaria de Estado demócrata de Nuevo México, Maggie Toulouse Oliver.

Visite un especial completo sobre las elecciones 2020 en EE.UU. 

"La intimidación y cosas así están saliendo a la luz este año", dijo Toulouse Oliver, quien se desempeña como presidente de la Asociación Nacional de Secretarios de Estado. “Trabajamos para asegurarnos de que se respete y proteja el código electoral en su totalidad. Y el FBI ha sido un socio proactivo ".

Funcionarios de Ohio y Nueva Jersey dijeron que ellos también han estado trabajando con el FBI y el Departamento de Seguridad Nacional en cuestiones de seguridad.

Despliegue de la Guardia Nacional

Solo que no existe una respuesta única para todos, los planes para hacer frente a cualquier posible violencia varían no solo de un estado a otro, sino de una jurisdicción a otra.

En algunos estados, eso puede significar llamar a la Guardia Nacional.

“Cada estado es diferente y tiene la ventaja de adaptar sus fuerzas de la Guardia Nacional a sus requisitos específicos para apoyar las elecciones”, dijo a la VOA por correo electrónico el portavoz de la Oficina de la Guardia Nacional, sargento primero del Ejército de EE.UU., W. Michael Houk.

People protest the shooting of Jacob Blake in Kenosha
Ante nuevas protestas, Biden pide paz y Trump envía a la Guardia Nacional
La muerte del afroestadounidense George Floyd el pasado 25 de mayo, cuando se encontraba bajo custodia policial provocó una oleada de protestas que sacudió a todo Estados Unidos. Este domingo, los siete disparos en la espalda que recibió Jacob Blake reavivaron los rescoldos de aquellas protestas.

En algunos estados, como Nueva Jersey, ya se ha pedido a los miembros de la Guardia Nacional que apoyen a los funcionarios electorales locales con el procesamiento de las boletas, medidas que tomaron durante las elecciones primarias de julio.

Pero Houk dijo que los estados pueden solicitar a la Guardia Nacional que "proporcione seguridad física para las urnas y otras actividades de apoyo para proteger la seguridad y el bienestar de los ciudadanos".

Obtener dicha ayuda puede ser más fácil gracias a un Grupo de Trabajo de Respuesta de la Guardia Nacional, disponible desde mediados de septiembre, para proporcionar a los estados unidades de policía militar para ayudar a responder a las protestas en curso que se han extendido por todo el país.

Si se le solicita, el grupo de trabajo puede desplegar hasta 600 guardias de Arizona y Alabama en los posibles puntos críticos, dijeron funcionarios de la Guardia Nacional.

Otras medidas de seguridad

Pero, de nuevo, algunos expertos sostienen que simplemente traer más personal de seguridad podría ser insuficiente.

"Debe haber una combinación visible de recursos de alta, baja tecnología y "sin tecnología" dentro y alrededor de los lugares de votación y de protesta", dice K. Campbell, ex oficial de inteligencia militar que ahora es director de Blue Glacier Security and Intelligence, una empresa de seguridad privada.

“La alta tecnología incluye cámaras y otros sensores que pueden disuadir a los malhechores”, dijo, quien abogó por agregar a esto vallas o barreras altas que ralenticen a cualquiera que busque participar en la violencia.

Campbell dijo que cuanto más puedan hacer los estados ahora para comprender qué amenazas pueden estar al acecho, mejor estarán.

"La inteligencia, como la vigilancia legal y la inteligencia de código abierto, será posiblemente la medida de seguridad más importante durante y después de las elecciones", dijo.

Y aunque puede ser necesario tomar estas precauciones de seguridad, algunos funcionarios estatales dicen que la clave para mantener la paz el 3 de noviembre y en los días y semanas siguientes será la necesidad de comunicarse con el público estadounidense sobre los resultados de las elecciones, que probablemente se retrasarán debido a un número récord de boletas por correo, algunas de las cuales ni siquiera se enviarán hasta el mismo día de las elecciones.

"El problema es que cuando la gente no está al tanto de eso y no hay gente abierta con la prensa, se pierde la confianza", dijo el secretario de Estado de Virginia Occidental, Andrew Warner, durante un reciente seminario web. “Ahí es cuando la violencia o cualquier potencial aumenta dramáticamente”.