Por muchos años, el mundo se ha acostumbrado a ver a Víctor Cámara como el galán de novelas como 'Topacio', 'La Intrusa' o 'El País de las mujeres', entre muchas otras. Pero ahora, quiere ser recordado por hacer algo diferente a actuar: ser el alcalde de la ciudad estadounidense de Doral, una de las ciudades de mayor crecimiento en el Sur del estado de la Florida.

Con casi 20 años siendo parte de la comunidad de Doral, Cámara se ha destacado por ser una persona de familia, un vecino amable y siempre dispuesto a ayudar a otros; por lo que no muchos vieron con extrañeza su deseo de formalizar su candidatura a alcalde.

“Creo que es algo muy loable que cualquier persona de la comunidad, que tenga el apoyo de la misma, pueda ejercer un cargo público para beneficio de la ciudad. Como somos servidores públicos, la gente no ha entendido que los actores, los comunicadores … cumplimos una función como servidor público. Igual los políticos. Ellos deben cumplir una función de servidor público porque es un trabajo que hacen y la comunidad les paga por realizarlo. Mi candidatura es parte de una vocación de servicio en un momento transitorio de mi vida y del cual estoy muy contento”, comenta.

De ser electo, este venezolano se convertiría en el segundo de su gentilicio en ocupar este cargo. El primero fue Luigi Boria, quien ocupó la primera magistratura de la ciudad en el período 2012 a 2016. Pero, además sería la primera persona en romper con una larga trayectoria del cubano-americano Juan Carlos Bermúdez, quien fuera el primer alcalde de la ciudad, gobernando por dos períodos consecutivos, -electo de nuevo en 2016- y que ahora aspira a la reelección por cuatro años más en este segundo mandato.

Trabajar para todos por igual

La ciudad de Doral, en una época fue conocida como “Doralzuela” por la gran presencia de venezolanos; sin embargo, pocos saben que la nacionalidad con mayor presencia es la colombiana, seguida de los venezolanos. “Hay una gran comunidad latinoamericana que reside en esta ciudad y yo pienso trabajar para todos por igual”, comenta Cámara.

Entre sus propuestas, destaca la de elevar la ciudad a un nivel tecnológico de vanguardia, con sistemas que faciliten el funcionamiento del gobierno local y minimice los tiempos de trámite y espera de los ciudadanos. También, ofrece recortar los períodos de función pública de ciertos cargos públicos.

Propone, además, soluciones puntuales a “problemas históricos” de Doral como un crecimiento desorganizado, congestión de tránsito y el olor de basura presente debido a una planta de procesamiento que se encuentra en las cercanías.

Y pensando en la comunidad hispana, “que incluye a la venezolana en su misma situación”, una de las principales ideas de Víctor Cámara es “crear un centro de ayuda al inmigrante recién llegado, para darle la orientación necesaria de cómo establecerse en la ciudad, arreglar sus papeles y buscar la mejor forma de vida cónsona a sus posibilidades económicas”.

Para dar un empujón a los inmigrantes, Cámara propone establecer programas de viviendas que faciliten el acceso a una propiedad digna y segura para que puedan comenzar de nuevo.