Para los republicanos, la política hacia Cuba, Venezuela y Nicaragua debe mantenerse consistente: rígidas sanciones económicas y aislamiento diplomático que obligue a los gobiernos de esos países a abrirse hacia la democracia y permitir el asentamiento y respeto de los derechos humanos.

Para los demócratas, la política debe ser una de diálogo y entendimiento que permita el renacer de la democracia y las libertades individuales y civiles. Ambos partidos ofrecen visiones, agendas y políticas distintas hacia un mismo dilema: el desmoronamiento político, social y económico de la llamada “troika de tiranías” socialistas del hemisferio.

Alfredo Ortega, politólogo y analista republicano y Diego Scharifker, abogado y analista demócrata debatieron el desafío que, para sus respectivos partidos, representan las tres naciones latinoamericanas y sus desgastados sistemas.

El diálogo “logrará “la democracia

Scharifker destacó que pese a la política de “mano dura” del presidente Donald Trump, las tiranías subsisten en la región. “¿Realmente es Maduro hoy más fuerte que hace cuatro años cuando entró Donald Trump? ¿Realmente ha sido Trump un líder que ha sabido cohesionar alianzas internacionales para alcanzar la libertad en Venezuela? ¿O más bien la ha fragmentado con Estados Unidos en un lado, Europa por otro y nuestros países por otro?”

Por su parte Ortega enfatizó que “los tiranos no entienden con el diálogo” y más bien es con políticas “fuertes” que dobleguen su ambición política. “Creo en lo que dice el presidente Donald Trump: que gracias a sus políticas nuestro continente podrá ser, por primera vez, un continente libre de dictaduras comunistas y socialistas”.

Biden vs. Trump

Si bien los analistas presentaron visiones diametralmente opuestas en lo concerniente al impacto de políticas estadounidenses en Latinoamérica y el Caribe, ambos coinciden en que Estados Unidos debe consolidar su supremacía en el hemisferio.

“Aquí la única realidad es que los tiranos del mundo se frotan las manos cuando un demócrata es presidente. Coinciden con Lula da Silva, coinciden con Raúl Castro, coinciden con Nicolás Maduro, que todos ellos preferirían a Joe Biden de presidente y no a Donald Trump”. Agregó Ortega.

Scharifker descarta este racionamiento y acusó al presidente Trump de “coquetear con tiranos” y actuar unilateralmente. “Intentar decir que no importa el Grupo de Lima y no importa la Unión Europea demuestra una política internacional errada. Porque Estados Unidos solo no puede lograr cambios. Estados Unidos tiene que liderar las transiciones democráticas “

Oposición Venezolana en la mira de ambos partidos 

Para el abogado Diego Scharifker, el diálogo debe darse a todos los niveles y la oposición venezolana, aunque fraccionada, es parte esencial de la estrategia de Biden para llevar, según él, la democracia a Venezuela.  “Hace falta dialogar para destrancar el juego en Venezuela y lograr una transición en ella. Hay que dialogar con la oposición y con Maduro. Joe Biden tiene esa capacidad” 

Sin embargo, en ese punto Alfredo Ortega cuestionó el liderazgo de la oposición en Venezuela y abogó por nuevos actores que según él le den “credibilidad”. “Hay dos opciones en este momento: o la oposición es cómplice o la oposición es incapaz. Esta oposición no ha podido. Urge la aparición de un nuevo liderazgo para que Trump se sienta confiado en entregar el poder a una oposición que va a lograr una transición. Y todo esto de la mano de Estados Unidos”, comentó.