FILE - In this Aug. 6, 2020, file photo, a customer leaves a Pier 1 retail store, which is going out of business, during the…
Negocios como el de la foto en Coral Gables, Florida, no lograron recuperarse durante la pandemia y tuvieron que cerrar sus puertas definitivamente.

Nuevamente el número de estadounidenses que solicitaron beneficios por desempleo volvió a ascender, con un total de 898.000 en la semana que terminó el 10 de octubre, lo que según los observadores indica que la pandemia del coronavirus sigue afectando al mercado laboral.

A siete meses del inicio de la pandemia en marzo pasado, la cifra de personas que solicitan por primera vez beneficios por desempleo se mantiene tercamente sobre los 800.000 y los economistas temen que la recuperación será más duradera.

La cantidad divulgada este jueves por el Departamento de Trabajo superó en 50.000 la cifra de la semana anterior de 845.000 solicitudes, mientras los economistas encuestados por la agencia Reuters esperaban alrededor de 825.000.

La fragilidad del mercado laboral se ha reflejado también en otros datos recientes que indicaron una desaceleración en las contrataciones. La economía apenas ha recuperado 10,7 millones de los 22 millones de empleos que se perdieron durante los primeros meses de la pandemia en la primavera.

FILE - A passer-by is shown near a storefront with closing signs in Boston, Sept. 2, 2020. The U.S. unemployment rate dropped to 7.9% in September, but hiring is slowing and many Americans have given up looking for work, federal officials say.
Mientras la economía de EE.UU. flaquea, un nuevo paquete de alivio permanece atascado
La discusión de un nuevo paquete de alivio económico está estancada. Los demócratas quieren algo amplio. Trump quiere algo más dirigido a ciertos sectores. Mientras tanto, la economía flaquea y muchas empresas corren el peligro de verse obligadas a irse a la bancarrota.

La mayor cantidad histórica de solicitudes de beneficios por desempleo antes de la pandemia fue de 665.000 durante la Gran Recesión de 2007-09, pero después del récord de 6,867 millones en marzo, la cifra de nuevos solicitantes no ha logrado siquiera descender a ese nivel.

Con el Congreso y la Casa Blanca luchando para acordar un nuevo paquete de estímulos para empresas y desempleados, los economistas no esperan milagros.

Decenas de miles de empleados de aerolíneas han sido despedidos, los gobiernos locales agotaron sus presupuestos y una mejoría ahora solo depende de ayuda federal.Nuevamente el número de estadounidenses que solicitaron beneficios por desempleo volvió a ascender, con un total de 898.000 en la semana que terminó el 10 de octubre, lo que según los observadores indica que la pandemia del coronavirus sigue afectando al mercado laboral.

A siete meses del inicio de la pandemia en marzo pasado, la cifra de personas que solicitan por primera vez beneficios por desempleo se mantiene tercamente sobre los 800.000 y los economistas temen que la recuperación será más duradera.

La cantidad divulgada este jueves por el Departamento del Trabajo superó en 50.000 la cifra de la semana anterior de 845.000 solicitudes, mientras los economistas encuestados por la agencia Reuters esperaban alrededor de 825.000.

La fragilidad del mercado laboral se ha reflejado también en otros datos recientes que indicaron una desaceleración en las contrataciones. La economía apenas ha recuperado 10,7 millones de los 22 millones de empleos que se perdieron durante los primeros meses de la pandemia en la primavera.

La mayor cantidad histórica de solicitudes de beneficios por desempleo antes de la pandemia fue de 665.000 durante la Gran Recesión de 2007-09, pero después del récord de 6,867 millones en marzo, la cifra de nuevos solicitantes no ha logrado siquiera descender a ese nivel.

Con el Congreso y la Casa Blanca luchando para acordar un nuevo paquete de estímulos para empresas y desempleados, los economistas no esperan milagros.

Decenas de miles de empleados de aerolíneas han sido despedidos, los gobiernos locales agotaron sus presupuestos y una mejoría ahora solo depende de ayuda federal.