La economía de EE.UU. agregó 130.000 empleos en agosto según datos del Departamento de Trabajo, divulgados el viernes, 6 de septiembre, de 2019.
La economía de EE.UU. agregó 130.000 empleos en agosto según datos del Departamento de Trabajo, divulgados el viernes, 6 de septiembre, de 2019.

Los empleadores estadounidenses agregaron unos modestos 130.000 empleos en agosto, una señal de que la contratación en Estados Unidos se ha ralentizado, pero sigue siendo duradera frente a la debilidad económica mundial y la guerra comercial del presidente Donald Trump con China.

El aumento de empleo se vio impulsado por la contratación temporal de 25.000 trabajadores gubernamentales para el Censo 2020. Excluyendo todas las contrataciones del gobierno, la economía agregó solo 96.000 empleos en agosto, la menor cantidad desde mayo.

Aun así, el Departamento de Trabajo informó el viernes en su informe mensual de empleos que la tasa de desempleo se mantuvo en 3,7%, cerca del nivel más bajo en cinco décadas. Y más estadounidenses ingresaron a la fuerza laboral en agosto, un desarrollo positivo que aumentó la proporción de adultos que trabajan o buscan trabajo a su nivel más alto desde febrero.

Banderas de China y EE.UU. ondean cerca de The Bund, antes de que delegaciones comerciales de ambos países se reúnan para conversaciones en Shanghai. Foro de archivo. Julio 30 de 2019. Reuters/Aly Song.
China y EE.UU. mantendrán conversaciones comerciales en octubre
China y EE.UU. mantendrán conversaciones comerciales en octubre

Además, el salario promedio por hora aumentó un 3,2% respecto al año anterior, superando la inflación y aumentando el poder adquisitivo de los estadounidenses.

Incluso con el ritmo más lento de contratación, se espera que más empleos y el aumento de los salarios ayuden a sostener la recuperación económica de Estados Unidos, que ha entrado en su undécimo año, el más largo registrado. Un mercado laboral mejorado puede ayudar a impulsar el gasto del consumidor, el principal impulsor del crecimiento.

Y por ahora, los estadounidenses todavía están gastando. El gasto del consumidor aumentó en el trimestre abril-junio en la mayor cantidad en cinco años. También había aumentado a un ritmo saludable en julio.

Con información de AP y Reuters