Colombian students learn how to use computers in the ship 'El Navegante del Pacifico' in the port city of Tumaco, by the…
Según estudio del Banco Interamericano de Desarrollo las desigualdades financieras para el sector educativo en Latinoamérica deben contar con la atención prioritaria de los gobiernos en la región. En la imagen, escolares colombianos en un barcoescuela.

MIAMI, EE.UU. - Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) pone de manifiesto los datos sobre “la desigualdad en el financiamiento educativo” en América Latina, según informe publicado el viernes.

“El financiamiento escolar es una herramienta política fundamental para promover la igualdad”, afirmó Gregory Elacqua, economista principal de la División de Educación del BID.

La pesquisa insiste en que el financiamiento educativo es clave a la hora de ofrecer más oportunidades a estudiantes con condiciones socioeconómicas más bajas, pero alerta que “la desaceleración económica y los efectos de la pandemia del COVID-19 atentan contra la inversión que los países de América Latina y el Caribe realizan en este sector”.

El estudio del BID asevera que el gasto medio por estudiante en educación primaria y secundaria alcanza hoy los 2.000 dólares en la región, lo que resulta ser tres veces más que en los años 90.

El estudio ha analizado de modo comparativo los datos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Perú en el sector educativo.

Lydia Hassebroek tries on her cap for a photograph before the end of the school year in preparation for digital graduation…
ONU sobre la pandemia: "Ha causado la mayor disrupción que ha sufrido nunca la educación"
Según una proyección global sobre 180 países elaborada por la agencia educativa de la ONU, UNESCO, y organizaciones asociadas, unos 23,8 millones de alumnos más entre el jardín de infantes y la universidad están en riesgo de abandonar sus estudios o de no tener acceso al próximo curso académico por el impacto económico de la pandemia.

Los expertos concluyeron que son necesarias “políticas redistributivas bien diseñadas” para que el financiamiento educativo no se convierta en la principal fuente de disparidad entre regiones.

“Lo que este estudio demuestra es que los gobiernos no deberían solo aumentar los recursos sino también diseñar políticas que focalicen el gasto educativo en las regiones y escuelas más vulnerables”, concluyó Marcelo Cabrol, gerente del Sector Social del BID.

EL BID es una institución financiera fundada en 1959 que ofrece préstamos a largo plazo para América Latina y el Caribe, así como donaciones y asistencia técnica en esa región.