El presidente de EE.UU. Donald Trump, durante una sesión informativa sobre el coronavirus en la Casa Blanca, el 18 de marzo de 2020.
El presidente de EE.UU., Donald Trump, declaró este miércoles, 18 de marzo de 2020, la "guerra" al coronavirus, al que se refirió como el "virus chino".

WASHINGTON - El presidente de EE.UU., Donald Trump, declaró este miércoles la "guerra" al coronavirus, al que se refirió como el "virus chino", y reconoció estar valorando impedir la entrada de personas por la frontera sur del país.

"Me gustaría comenzar anunciando algunas importantes novedades en nuestra guerra contra el virus chino", declaró el mandatario al comienzo de una rueda de prensa celebrada el miércoles en la Casa Blanca.

Posteriormente, al ser preguntado por una periodista si era consciente de que el uso de dicha expresión -considerada racista por algunos- podría poner en peligro a los estadounidenses de origen asiático, Trump defendió sus palabras.

"No es racista en absoluto, [el virus] procede de China, quiero ser preciso", se justificó, antes de reprochar al gigante asiático que algunos de sus funcionarios han asegurado que fueron soldados estadounidenses los que introdujeron el virus en su país.

A lo largo de su comparecencia, Trump anunció su decisión de invocar la Ley de Producción de Defensa, una legislación establecida durante la Guerra de Corea (1950-1953) que permite al gobierno exigir al sector privado la producción de suministros considerados esenciales.

Asimismo, el presidente estadounidense dijo que dos buques hospital de la Armada, el USNS Comfort y el USNS Mercy, se pondrán, a partir de la próxima semana, a disposición de las autoridades para combatir la propagación del virus.

"Vamos a enviar, según sean solicitados, dos buques hospitales. Están siendo puestos a punto ahora mismo. Son barcos inmensos, barcos blancos con una cruz roja en los costados", detalló Trump.

El USNS Comfort es uno de los dos buques hospital de la Armada que próximamente comenzarán a colaborar en la lucha contra la pandemia del coronavirus.

La frontera sur

Por otro lado, en el mismo día en que Washington anunció su decisión de limitar a desplazamientos "esenciales" el paso en la frontera norte del país, el mandatario descartó cerrar la frontera estadounidense con México, aunque reconoció que está valorando la posibilidad de prohibir "muy pronto" la entrada a las personas: "posiblemente hoy".

"No sería un cierre, pero vamos a invocar algunas normas que nos darían mucha flexibilidad", explicó.

La propagación por EE.UU.

Ambas medidas han sido adoptadas después de que el nuevo coronavirus se haya extendido ya a los cincuenta estados que conforman el país, así como al Distrito de Columbia, según anunció el vicepresidente Mike Pence, también presente en la rueda de prensa.

“La gente que no presente síntomas no deben someterse a pruebas diagnósticas, es importante que haya pruebas para todos", exhortó Pence.

En este sentido, Trump desveló que se está trabajando "con varios grupos" en el desarrollo de pruebas diagnósticas muchas más sencillas que las disponibles hasta ahora y que, por lo tanto, puedan realizarse los propios ciudadanos.

Pence reveló que el gobierno federal va a publicar una normativa que permita un mayor flujo de personal de salud entre los diferentes estados, para así adaptarse mejor a las necesidades de cada región en cada momento.

"Vamos a publicar una normativa hoy que permitirá a los médicos y al personal sanitario ejercer más allá de los límites estatales", dijo.

Trump sostuvo que la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA, en inglés) ya ha sido activada a lo largo de todo el país y anunció que su nivel de alerta está "en el nivel más alto", el uno.

Impacto económico

En el plano económico, el presidente informó que ha dado instrucciones al departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano para que no se ejecuten desalojos ni desahucios "hasta finales de abril".

Preguntado sobre si, tal y como apuntan diversos analistas, la situación económica en EE.UU. podría agravarse hasta el punto de registrar tasas de desempleo próximas al 20%, Trump se mostró tajante: "No, no estoy de acuerdo con eso. Ese es el peor escenario posible, pero no lo contemplamos".