El formulario 1040 (foto) es el documento principal de las declaraciones de impuestos anuales en EE.UU. y debe presentarse antes del día 15 de abril.
El Servicio de Rentas Internas, IRS, está además ofreciendo bajo la Ley Cares créditos fiscales hasta 5.000 dólares usados para pago de planillas de trabajadores.

La Administración de Pequeños Negocios y el Servicio de Rentas Internas de Estados Unidos junto al Departamento del Tesoro, están trabajando en una movilización de bancos para proveer los recursos que los pequeños empresarios y trabajadores necesiten.

La Administración de Pequeños Negocios y el Servicio de Rentas Internas de Estados Unidos comenzaron a publicar esta semana los detalles de cómo funcionarán algunos de los programas de asistencia a los trabajadores y las pequeñas empresas que se están viendo afectados por la pandemia del coronavirus.

Después de que el presidente Donald Trump firmó la Ley de Alivio por Coronavirus y Seguridad Económica (Cares), ambas entidades, junto al Departamento del Tesoro, están trabajando en una movilización de bancos para proveer los recursos que los pequeños empresarios y trabajadores necesitan.

La Ley Cares incluye un programa de Protección del Empleo, que cuenta con un presupuesto de 349.000 millones de dólares, el cual le permitirá a las pequeñas empresas mantener a sus empleados a pesar del golpe que la pandemia pueda haber ocasionado a sus finanzas.

“Velocidad es la palabra operativa; las solicitudes para el capital de emergencia pueden empezar esta misma semana, con los prestamistas usando sus propios sistemas para hacer estos préstamos", dijo Jovita Carranza, directora de la Administración de Pequeños Negocios, SBA, en una nota de prensa.

"Estamos comprometidos en apoyar a los 30 millones de pequeños negocios del país y a sus empleados, para que puedan seguir siendo el combustible del motor de la economía" estadounidense, agregó.

La Ley Cares provee préstamos para cubrir hasta ocho semanas de planillas y ciertos gastos administrativos relacionados con los empleados. Carranza explicó que esperan tener este programa funcionando el viernes 3 de abril, para que los empresarios puedan ir a los bancos participantes, llenar su solicitud y recibir una respuesta el mismo día.

Pero el término del “préstamo” no es exacto en este caso, pues las deudas serán condonadas si los fondos efectivamente son usados para mantener trabajando a los empleados y algunos otros usos. Los préstamos tienen condiciones beneficiosas para los empresarios y trabajadores que los necesiten.

Será un flujo de capital sin requisitos de garantías de las empresas, garantías personales, o comisiones bancarias de la SBA. Todos los pagos serán pospuestos por un período de gracia de seis meses.

Asimismo, se condonará la deuda de la porción del préstamo que sea usada para pagar ocho semanas de plantilla, alquiler, gastos de energía, agua, telefonía e internet, así como intereses de hipotecas.

¿Qué empresas calificarán para estos préstamos?

Todos los pequeños negocios, incluyendo aquellos que son sin fines de lucro, organizaciones de veteranos de guerra, organizaciones de nativos estadounidenses, propietarios de negocios, personas empleadas por cuenta propia, y contratistas independientes con menos de 500 empleados.

El monto máximo de los préstamos será de 10 millones de dólares. La tasa de interés será de 0,5 por ciento anual. El plazo de pago será de dos años. Período de gracia de seis meses para el primer pago. No garantías ni personales ni corporativas. Cero comisiones bancarias.

La ley también autoriza una prórroga para el pago de préstamos previos otorgados por desastres naturales. Esos préstamos se empezarán a pagar una vez los empresarios hayan cancelado la nueva deuda bajo la Ley Cares.

El Servicio de Rentas Internas, IRS, está además ofreciendo bajo la Ley Cares créditos fiscales hasta 5.000 dólares usados para pago de planillas de trabajadores.

Esto se aprobará para aquellas empresas que puedan demostrar que sus ventas se vieron afectadas por los cierres obligatorios ordenados para contener la pandemia. Los propietarios tendrán que demostrar cómo sus ingresos se redujeron, en relación al mismo período del año anterior.

El crédito fiscal estará disponible de inmediato y los empresarios podrán deducir ese monto de lo que tendrán que entregar al fisco en concepto de retención de los impuestos de sus empleados.