A signboard reminds people of the face covering requirement as pedestrians wear facemasks due to the coronavirus in Los Angeles…
Un letrero recuerda a las personas el requisito de cubrirse la cara debido al coronavirus en los Ángeles, California, el 12 de noviembre de 2020.

LOS ÁNGELES, CALIFORNIA. - El promedio de nuevos casos diarios en California subió a más de 10.500, en los últimos siete días, lo que supone un alza del 117% en dos semanas. Las hospitalizaciones relacionadas con el nuevo coronavirus subieron un 67%.

Ante la propagación más rápida del virus desde el inicio de la pandemia, el gobernador Gavin Newsom ordenó un toque de queda, de 10 de la noche a cinco de la mañana, en todo el estado. 

El doctor Gil Chávez, subdirector del Centro de Enfermedades Infecciosas del Departamento de Salud Pública de California, explica la necesidad de esta medida.

“Para disminuir la ola de incremento de casos y evitar que tengamos que tomar medidas más agudas más tarde y, sobre todo, para proteger la capacidad de nuestros hospitales, para que aquellos que necesitan atención puedan revisar recibirla prontamente”, explicó Chávez.

En el condado de Los Ángeles, se reportaron más de 5.000 nuevos casos de COVID-19 solo el jueves, lo que supone un nuevo récord. De tener tres días más con cifras que lleven a un promedio de 4.500, se dictará orden de permanencia en el domicilio, como ya sucedió en marzo.

La situación preocupa a los latinos, muchos de los cuales son trabajadores esenciales y corren mayor riesgo de infección y muerte por el virus. Uno de ellos es Ramón Gómez, que estuvo hospitalizado tras contraer el coronavirus

“Se siente uno atemorizado, porque muchos han muerto y es cosa seria. No es un juego, es cosa seria. Pero como dije y vuelvo a repetir, estoy aquí para contarlo”, narró a la Voz de América.

Por su parte Lina Chacón dijo estar intranquila por su familia: “Me preocupo por mi mamá y por todos… Si todos entendieran, nos llevaron a las reglas como son. ¡Pues qué bueno! Gracias a Dios para ir evitando”. 

A sign restricting the number of customers stands outside of a shop Wednesday, Nov. 18, 2020, in the West Hollywood area of Los…
EE.UU. sobrepasa las 250.000 muertes por coronavirus en medio de aumento de casos
La actual ola de infecciones está incrementando esa cifra a un ritmo acelerado, con un promedio de 160.000 nuevos casos diarios en la última semana.

El toque de queda en Los Ángeles entró en vigor este viernes. Y el toque de queda estatal entra en vigencia a partir del sábado, por las próximas tres semanas.

Las autoridades sanitarias no paran de pedir a la población permanecer en casa el Día de Acción de Gracias que se celebra el próximo jueves 26 de noviembre. La celebración que suele conllevar grandes reuniones familiares y se teme sean un escenario ideal para nuevos contagios.

Es por tal razón que la oficina del gobernador ha lanzado una serie de mensajes que piden a los ciudadanos "dar gracias desde la distancia" y realizar celebraciones virtuales.

De acuerdo con el gobernador Newsom, la medida será aplicada en aquellos condados más afectados, 41 de los 58 del estado. Lo que afecta directamente al 94% de los residentes de los cerca de 40 millones que tiene California.

"El virus se está propagando a un ritmo que no hemos visto desde el inicio de la pandemia, y los próximos días y semanas serán críticos para detener el incremento. Estamos dando la voz de alarma", afirmó el gobernador.

Además el estado ha impuesto el uso obligatorio de cubrebocas en lugares públicos, con muy pocas excepciones.

La semana pasada, California se convirtió en el segundo estado del país, después de Texas, en superar el millón de casos de coronavirus.

* Con la colaboración de Verónica Villafañe, desde Los Ángeles.