El presidente de EE.UU., Donald Trump, se dirige a los asistentes al congreso mientras que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, baja la mirada durante el discurso del Estado de la Unión celebrado el 4 de febrero de 2020.
El presidente de EE.UU., Donald Trump, junto a la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, durante el discurso del Estado de la Nación, el pasado mes de febrero.

MIAMI, EE.UU. - Trump alega que cuando fue elegido presidente se le confirió una "autoridad total". Los gobernadores están en desacuerdo y afirman que sus estados abandonarán las medidas de distanciamiento social cuando ellos lo consideren apropiado. Expertos constitucionalistas dan la razón a los gobernadores.

La aseveración del presidente Donald Trump de que cuando alguien es electo presidente de los Estados Unidos goza de “autoridad total” y, por lo tanto, puede ordenar la reapertura de las actividades comerciales en los estados fue blanco de cuestionamientos políticos y académicos, pero también llevó a tres congresistas a presentar un proyecto de resolución aclarando al presidente que existen balances de poderes y no “autoridad total”.

“La Cámara de Representantes afirma que cuando alguien es electo presidente su autoridad no es total”, reza apenas el proyecto de resolución presentado por los congresistas Tom Malinowsky, Justin Amash y Dean Phillips, quienes aseguran expresar "el sentir" la Cámara Baja.

Las afirmaciones de Trump en el sentido de que como presidente él puede levantar todas las restricciones instauradas por los gobernadores estatales para intentar frenar el avance del coronavirus, también fueron cuestionadas por parte de demócratas y republicanos, así como de expertos constitucionalistas que recuerdan que este país fue cuidadosamente diseñado para evitar los abusos de tiranías autoritarias o absolutistas.

“No tenemos un rey, tenemos un presidente”, dijo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, en una entrevista a la revista Today. Cuomo advirtió que si Trump pretende intentar reabrir la economía estadounidense por su cuenta, estaría llevando al país “a una crisis constitucional como no se ha visto en décadas, donde los estados le dirán al gobierno federal, no vamos a seguir tus órdenes”.

La tormenta política y el debate constitucional estalló el lunes luego que Trump usó la conferencia de prensa diaria sobre el coronavirus para afirmar que tiene “autoridad total” para levantar las órdenes estatales de permanecer en casa y de cerrar todo negocio que no sea considerado “esencial”, tales como farmacias o supermercados.

Trump ha dicho que se necesita reabrir la economía estadounidense. Pero expertos dicen que el levantamiento de las medidas preventivas podría ocasionar un repunte del brote de coronavirus. El líder científico estadounidense, Anthony Fauci, ha dicho claramente que “no hemos llegado aún a ese punto”.

El fondo de la discusión es política.

La prolongación del cierre de importantes sectores de la economía tiene un severo impacto en la situación económica del país, que Trump, por estar en campaña electoral, necesita atenuar. Necesita llegar a noviembre con una economía recuperada y fuerte. Pero muchos han criticado ya esa postura señalando que la prioridad debe ser salvar vidas y no arriesgarlas por intereses políticos.

Pero incluso senadores y gobernadores republicanos rechazaron las pretensiones de “autoridad total” del presidente.

El gobernador Larry Hogan, republicano y presidente la Asociación Nacional de Gobernadores, rechazó la postura de Trump señalando que la autoridad en este caso reside en los gobiernos estatales y no en el Presidente.

“No es lo que yo entiendo de la Constitución”, dijo Hogan, según reportó el diario The New York Times. “Los gobernadores tomaron decisiones para ejecutar acciones en sus estados, basados en lo que ellos consideraron correcto para sus estados, basados en los hechos, y hablando con doctores y científicos. Y creo que los gobernadores que tomaron esa decisiones tendrán la última decisión sobre qué hacer con sus estados”.

Los gobernadores de varios estados no obstante, discutieron el lunes formas de reducir las restricciones de forma coordinada, posiblemente en bloques regionales. Se han organizado en estados de la Costa Este y Oeste. Planean discutir entre ellos cuándo y cómo será el momento adecuado para levantar las restricciones.

Trump se refirió a la reacción de los gobernadores como una especie de motín. Insistió que hay diversos artículos de leyes, los cuales no identificó, que le dan la facultad de decidir sobre temas estatales.

“El presidente de los Estados Unidos toma las decisiones”, dijo Trump en su conferencia de prensa del lunes. “Ellos [los gobernadores] no pueden hacer nada sin la aprobación del presidente de los Estados Unidos”.

En desacuerdo con esta interpretación se manifestó Stephen Vladeck, experto en derecho.

“El presidente no tiene autoridad legal para derogar órdenes locales o estatales de quedarse en casa o para reabrir escuelas o pequeños negocios”, dijo al New York Times, Vladeck, profesor de la escuela de Derecho de la Universidad de Texas. “Ningún estatuto le delega ese tipo de poder; ninguna provisión constitucional le confiere a él ese tipo de autoridad”.

Incluso los poderes de emergencia otorgados al gobierno federal traen consigo ciertas limitaciones y “ninguna de estas autoridades dicen que el presidente puede hacer lo que le venga en gana”, dijo Elizabeth Goitein, directora del Centro Brennan para la Justicia, la Libertad y la Seguridad Nacional.

“Los autores de la Constitución no inventaron un sistema sin límites para el poder ejecutivo”, agregó Goitein, también en declaraciones al Times. “Estaban en realidad tratando de hacer todo lo contrario”.