El Comité de Afectados por los Apagones contabilizaron al menos 80.700 fallas en todo el país este 2019 y afirma que la situación podría empeorar.
Esta foto de archivo muestra una vista general del barrio de Altamira parcialmente iluminado durante un apagón en Caracas, Venezuela.

MARACAIBO, VENEZUELA - Ocho municipios del estado más poblado de Venezuela estuvieron sin servicio el viernes durante 20 horas continuas y la electricidad volvió a fallar la madrugada del sábado.

Centenares de miles de personas experimentan cortes eléctricos prolongados desde hace tres días en al menos ocho municipios de Venezuela debido a fallas de interconexión con el sistema nacional, reportaron las autoridades y los afectados.

Maracaibo y otros siete poblados de la costa occidental del Lago de Maracaibo quedaron sin servicio a las 4:01 de la madrugada del viernes por una avería en la subestación El Tablazo, reportó Lisandro Cabello, secretario de gobierno de Zulia, el estado más poblado del país, de cerca de cuatro millones de habitantes.

La misma falla había ocurrido a las 6:30 de la mañana del día anterior. El viernes, sin embargo, el apagón se extendió hasta 20 horas en múltiples sectores de las ciudades afectadas.

Ciudadanos venezolanos regresaron a su país por el Puente Internacional Simón Bolívar. [Foto: Karen Sánchez, VOA]
Refugiados venezolanos comienzan a abandonar Colombia
La población de venezolanos aumentó en un 3% a hasta cerca de los dos millones. Pero, en promedio, los que entraron en enero y febrero fueron menos que los que salieron de regreso hacia Venezuela o hacia terceros países.

Cabello aseguró que Corpoelec, la gobernación local y las fuerzas militares aprovecharon el apagón del viernes para hacer una “limpieza profunda” en las subestaciones eléctricas de los municipios afectados.

El gobierno en disputa de Nicolás Maduro no ha hecho ninguna otra referencia pública a las causas de los recientes cortes de energía eléctrica.

Ciudadanos reportaron que la electricidad estuvo encendida en sus localidades por entre solo tres y cuatro horas antes de que volviera a interrumpirse.

Milagros Urdaneta, afectada en la zona norte de Maracaibo, afirma que los apagones durante la cuarentena perjudican de manera particular a su familia. Su padre, de avanzada edad, sufre de Párkinson y el calor durante las fallas eléctricas le sobresalta.

No ha tenido electricidad en su vivienda durante 24 de las últimas 30 horas, puntualiza. “Es horrible. Nos dio la mañana soplando (viento) a papá. Estoy agotada de soplar a mi viejo. Tengo los nervios destrozados”, manifiesta.

Urdaneta explica que no pudo movilizarse a casa de su hermana, quien posee planta eléctrica, porque no tiene gasolina, escasa en Venezuela.

“¿Cómo nos movemos sin gasolina? ¿Y en cuarentena?”, se pregunta. Su sector residencial continuaba la mañana de este sábado sin servicio.

Jorge F. contó a la Voz de América cómo su esposa  médico cirujano, salvó su vida cuando se desplomó asfixiado por los efectos del coronavirus.  [Foto de cortesía]
Venezolano en Ecuador sobreviviente del coronavirus: “Mi esposa me reanimó por cinco minutos”
Un venezolano cuenta cómo estuvo al borde de la muerte entre febrero y marzo debido al coronavirus y cómo sobrevivió gracias a la pericia de su pareja.

José Ortigoza, residente del suroeste de la ciudad, expresó su molestia porque el apagón prolongado coincidió con el malestar físico de su hija de dos años.

“La tengo enfermita y pa’ colmo sufriendo este infierno. Duramos menos de cinco horas con la luz. Los cuartos ni se enfriaron, la bebé quiere dormir”, lamentó.

Ana Ortega, profesora universitaria y residente del noroeste de Maracaibo, contó que solo disfrutó de la electricidad en su hogar durante cuatro horas del viernes. “Fue agotador”, comenta.

Zulia es el estado más perjudicado por fallas eléctricas en Venezuela, según el Comité de Afectados por los Apagones, una asociación que lleva registros de los cortes.

Aixa López, su presidenta, precisó en marzo que ese estado había estado un promedio de 3.620 horas sin luz entre enero y febrero.