People walk along a street in Planeta, municipality of La Lima, in the Honduran department of Cortes, on November 9, 2020,…
La gente camina por una calle de Planeta, municipio de La Lima, en el departamento hondureño de Cortés, el 9 de noviembre de 2020, luego del paso del huracán Eta.

El gobierno de Honduras dio a conocer que recibió por parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ayuda para los afectados por las tormentas Eta y Iota; de acuerdo con el presidente Juan Orlando Hernández, los fondos "serán canalizados a través de asistencia humanitaria", con la supervisión de veedores nacionales e internacionales.

A través de un comunicado de prensa la presidencia dio a conocer que el país ha comenzado a recibir ayuda humanitaria ahora que las lluvias han cesado, explicó además que el aporte de la ONU fue en respuesta a la petición del gobierno y aunque no revelaron el monto afirmaron que  es "un aporte importante".

Mientras tanto, por otra parte, representantes de la ONU en Honduras anunciaron el lanzamiento del programa 'Flash Appeal', en coordinación con otros organizaciones humanitarias locales, que busca atender a alrededor de 450.000 personas afectadas por las depresiones tropicales.

De acuerdo con el equipo humanitario el plan requiere de unos 69,2 millones para implementar diferentes acciones humanitarias.

"El plan tiene como objetivo salvar vidas y medios de subsistencia proporcionando asistencia humanitaria integrada e inmediata, y protección a las personas con las necesidades más urgentes, esto incluye la restauración de medios de vida y el acceso a servicios críticos que contribuyan a una rápida recuperación de las comunidades más afectadas; así como abordar las necesidades y abogar por los derechos de las poblaciones vulnerables como las mujeres, los niños y las niñas, y las personas con discapacidad, entre otros", apuntó la ONU en una nota de prensa.

El organismo internacional también detalló que el plan fue preparado después de haber evaluado el alcance de los daños, en colaboración con las autoridades locales.

Según la ONU, la depresión tropical Eta causó serios daños en casi todos los departamentos del país, lo cual generó necesidades humanitarias significativas.

"La tormenta afectó a más de dos millones de personas, impactando severamente los departamentos de Atlántida, Cortés, Santa Bárbara y Yoro, incluyendo el Valle de Sula, el cual alberga a un treinta por ciento de la población hondureña".

Antes del ingreso de la tormenta tropical Iota, de acuerdo con datos manejados por Naciones Unidas, había más de 45.000 personas resguardadas en albergues oficiales habilitados.