Se ve un grupo de nicaragüenses que buscan refugio. [Foto: Daliana Ocaña/VOA]

MANAGUA - El defensor de derechos humanos Juan Carlos Arce lleva dos años siguiendo el protocolo para una resolución sobre su solicitud de refugio en Costa Rica, luego que partió de Nicaragua en 2018 cuando policías y parapolicías tomaron las instalaciones del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), organismo para el que trabajó durante más de 10 años. 

Desde la experiencia personal y el trabajo atendiendo a exilados por la represión estatal, Arce considera que los nicaragüenses enfrentan serias dificultades para acceder a un estatus de refugio pese al historial de crisis política que vive el país. 

“El proceso dura muchísimo. En Costa Rica el proceso puede andar hasta en tres años y, no solamente está la situación en la que vos estás en una condición de vulnerabilidad legal. Otra cosa es que en el momento en que se dio la gran ola de refugiados las personas que ingresaban eran recibidas con los brazos abiertos. En este momento yo te podría decir que no”, dijo Arce a la Voz de América.

Desde su llegada a Costa Rica Arce fundó, junto a un grupo de colegas, el colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca +, desde el cual apoyan a nicaragüenses exilados en este país. Sostiene que las dificultades que enfrentan los nicaragüenses para conseguir un estatus de refugiados pasan por la precariedad, el desempleo, la falta de acceso a la salud y la búsqueda constante de pruebas que permitan corroborar su historia de desplazamiento.

VOA Direct Packages
VOA: La Casa Blanca planea límites para refugiados centroamericanos, iraquíes y para religiosos
La Casa Blanca planea límites para refugiados centroamericanos, iraquíes y para religiosos. Informa desde la Voz de América en Washington, Tony Cano.

Duración: 1:27

 

“Cuando vos ingresas acá no recibís apoyo económico, los funcionarios te lo dicen… En este momento muchos de los solicitantes de refugio están en condiciones muy precarias […] La población nicaragüense se ha insertado en el mercado informar y con la pandemia lo que más se ha visto afectado es el mercado informal”, añadió Arce.

Unos 103.600 nicaragüenses se han visto obligados a abandonar el país desde que inició la represión gubernamental en abril de 2018, siendo Costa Rica el primer destino para la mayoría de ellos, según el último reporte de la Agencia de la ONU para los Refugiados que abarca hasta el 31 de enero de 2020. Este mismo organismo registra más de 110.000 solicitantes de asilo de Nicaragua en el mundo. 

“Casi dos años después del comienzo de una seria crisis política y social en Nicaragua, más de 100.000 personas se han visto forzadas a huir y a buscar asilo a causa de la persecución y las violaciones de derechos humanos reportadas en el país”, señala la agencia.

Datos oficiales del gobierno de Costa Rica reportan que 9 de cada 10 solicitudes de refugio por parte de nicaragüenses fueron rechazadas el año pasado. Hasta agosto del año 2019 había más de 50.000 solicitudes de asilo.

El estudiante Adonis Alemán, quien es solicitante de refugio contó a la Voz de América su experiencia en la búsqueda de completar los requisitos para obtener este estatus.

“Uno necesita presentar las evidencias correspondientes para cotejar si está diciendo la verdad. Ellos también cotejan las versiones y los testimonios para saber si estamos diciendo la verdad. Yo he ido en tres ocasiones a migración a preguntar y me dicen que mi expediente no ha sido revisado, estamos hablando que desde agosto (2019)  hasta la fecha no sabemos cómo está nuestro estatus”, dijo el joven estudiante.

Sobre esta realidad Arce dijo que debe “dársele más credibilidad a las víctimas, ya que no es correcto que después de lo que han vivido deben llegar a probar su situación y básicamente es lo que tienen que hacer, documentar sus casos. Pero nadie te va a dar una constancia de que estuviste atrincherado”.

La agencia de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados señala que cada mes se contabilizan 4.000 nicaragüenses desplazados, dentro de las cuales se encuentran estudiantes, defensores de derechos humanos, periodistas y agricultores.

La agencia de la ONU para los refugiados detalla que la primera parada para los nicaragüenses es Costa Rica, que acoge unas 77.000 personas, seguido de Europa que alberga a unas nueve mil personas. Panamá ha recibido alrededor de 8.000 nicaragüenses, mientras que México acoge a 3.600, y otros 5.100 están en otros países.