Una manifestante antigubernamental porta una iguana en la cabeza mientras participa en una protesta contra el gobierno del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, en Managua, Nicaragua, el 15 de septiembre de 2018.
Una manifestante antigubernamental porta una iguana en la cabeza mientras participa en una protesta contra el gobierno del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, en Managua, Nicaragua, el 15 de septiembre de 2018.

WASHINGTON - El 18 de abril marcó al pueblo de Nicaragua. Una serie de protestas dieron comienzo a la crisis sociopolítica que ahora enfrenta el país centroamericano. Desde entonces se han reportado centenares de muertes a causa de las protestas cuyo propósito es que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, se retire del poder.

Decenas de países han denunciado la violación a los derechos humanos en Nicaragua a foros internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA) y Naciones Unidas (ONU). Estados Unidos está entre los países que han criticado fuertemente el gobierno de Daniel Ortega.

En Washington, la capital estadounidense, se evalúa la situación de Nicaragua en el Congreso.

Lea: Senado analiza propuesta de ley para sancionar a Nicaragua  

La embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, indicó que tanto el mandatario nicaragüense, Daniel Ortega, como el presidente venezolano, Nicolás Maduro, “son dictadores que viven con miedo a su propia gente”.

Nikki Haley habla durante una reunión el 28 de agosto de 2018, en la sede de las Naciones Unidas.

​​​El legislador James McGovern señalo que se debe permitir a expertos independientes e internacionales de derechos humanos viajar a Nicaragua para analizar la situación.

El jueves, la Comisión de Derechos Humanos de la cámara baja, dirigida por el congresista James McGovern, escuchó los testimonios de expertos que han estado en terreno nicaragüense, y que mostraron la reticencia del Gobierno del presidente Daniel Ortega a hacer lo que el legislador considera esencial para superar la crisis actual.

María Claudia Pulido, Secretaria Ejecutiva Adjunta de Monitoreo, Cooperación Técnica y Seguimiento de la CIDH, destacó que la Comisión Interamericana ha solicitado datos al Estado de las víctimas de la ola de violencia en el país, pero aún no ha sido otorgada. La falta de presencia de organismos independientes en Nicaragua reduce la capacidad para contrastar los datos de la administración.

McGovern sostiene que el gobierno nicaragüense podría continuar negando lo que está sucediendo, pero agregó, “nosotros recibimos demasiados testimonios para creer que la situación está bien”.