Calle la Calzada en Granada, Nicaragua. [Foto: Miguel Bravo}
Calle la Calzada en Granada, Nicaragua. [Foto: Miguel Bravo}

MANAGUA, NICARAGUA - La Cámara Nicaragüense de Restaurantes ha hecho un llamado al gobierno de Nicaragua para poder generar políticas que permitan a los restaurantes poder sobrellevar la crisis.

La crisis por el COVID-19 llega en el peor momento para el sector de restaurantes de Nicaragua, ya golpeado durante dos años por la crisis sociopolítica que surgió en abril de 2018 por las protestas antigubernamentales.

Según estimaciones del presidente de la Cámara Nicaragüense de Restaurantes (CANIRES), René Hauser, aproximadamente el 70% de los restaurantes en Nicaragua no están operando debido a la crisis sanitaria del coronavirus, pese a que el gobierno del presidente Daniel Ortega no ha orientado ninguna medida extraordinaria para frenar los contagios.

Las actividades económicas y turísticas se han visto golpeadas en la ciudad de Granada. [Foto: Houston Castillo, VOA]

Tampoco se ha ordenado el cierre de balnearios o actividades masivas como las que se realizan con frecuencia en la famosa Calle de La Calzada, ubicada en la ciudad de Granada, uno de los puntos de mayor atracción de turistas nacionales y extranjeros.

Sandro Moreira, quien administra uno de los restaurantes que aún permanecen abiertos en La Calzada dijo a la Voz de América que su negocio ha tenido grandes pérdidas por el coronavirus, pese a que recientemente pasó Semana Santa, una de las fechas donde reciben más turistas.

“La afluencia ha venido bajando bastante. Cada semana va cayendo cada día más la visita de personas. Incluso hoy hay más personas que lo que recibimos en Semana Santa. La gente ha dejado de salir bastante por el virus”, comenta Moreira. 

En otro punto de Nicaragua, un restaurante llamado Vivian, que está ubicado en el famoso puerto de San Juan del Sur, ubicado a unos 131 kilómetros de Managua, cerró durante un mes aproximadamente como medida de prevención por el coronavirus. En dicho puerto el gobierno mantuvo ferias permanentes y no frenó la llegada de cruceros.

Restaurante Vivian, en el puerto San Juan del Sur, a 131 kms. de Managua. [Foto: Houston Castillo Vado, VOA]

El restaurante abrió recientemente, aunque con ciertas medidas sanitarias y con una reducción de personal, comentó a la VOA el administrador del local Lester Sandino.

“Realmente nosotros tomamos la decisión de cerrar el restaurante a raíz de que nos dimos cuenta de la pandemia; ahora tomamos la decisión de abrir con medidas de precaución y con menos personal”, comenta Sandino quien destaca que ofrecerán servicio a domicilio y autoservicio para evitar la aglomeración de clientes en el local.

Afectaciones por COVID-19 son más fuertes que la crisis de abril de 2018

De acuerdo con estimaciones de la Cámara de Restaurantes de Nicaragua, la situación que vive este sector actualmente es mucho más fuerte que las pérdidas que tuvieron en 2018 por la crisis sociopolítica.

En esa ocasión la Cámara de Restaurantes y Similares estimó que al menos tres de cada diez restaurantes cerraron.

Esas afectaciones dejaron en el desempleo al menos a 16,000 personas del sector privado.

En la actualidad el 70% de restaurantes está cerrado y los que están abiertos están vendiendo de un 30 a un 50% por debajo de lo que vendían en 2017.

“Es doblemente difícil porque estamos sufriendo las circunstancias de dos años pasados”, comentó a la VOA, René Hauser, directivo de la Cámara de Restaurantes.

Restaurantes piden ayuda a sector privado y al gobierno de Nicaragua

La Cámara Nicaragüense de Restaurantes ha hecho un llamado al gobierno de Nicaragua para poder generar políticas que permitan a los restaurantes poder sobrellevar la crisis.

Dentro de las solicitudes que realiza este sector está el “otorgar moratoria en seis meses en pagos de impuestos y tributos al Estado. Así mismo suspender por cuatro meses los intereses generados por no poder pagar la cuota obrera patronal”.

Hoteles y restaurantes sin ningún turista en San Juan del Sur, Nicaragua. [Foto: Houston Castillo Vado, VOA]

“Hemos hechos cartas a instituciones gubernamentales tanto privadas, como a los centros comerciales (por) los alquileres para un aplazamiento de uno a tres, a cinco meses de los alquileres”, señala Hauser.

Hasta el momento el gobierno de Nicaragua no ha respondido ninguna solicitud del sector privado del país para paliar la crisis ocasionada por el coronavirus.