Nicaragua Hurricane Eta
ARCHIVO - Un hombre intenta reconstruir su vivienda tras el paso del huracán ETA. Foto: Houston Castillo, VOA.

Menos de 15 días después de que el huracán Eta ocasionara daños en miles de viviendas ubicadas en el Caribe Norte de Nicaragua, el área enfrenta un nuevo fenómeno natural de gran magnitud: el huracán Iota, que bajó a categoría 4 al acercarse a tierra el lunes por la noche, trayendo vientos de 250 kilómetros por hora.

Según las proyecciones del Centro Nacional de Huracanes, citado por el diario oficial 19 Digital en su cuenta de Twitter,  el ojo del huracán tocará tierra "en un punto adyacente a Houlover" para comenzar a disiparse el miércoles sobre Centroamérica.

"En tierra avanzará por el Norte de Prinzapolka hacia el Triángulo Minero con categoría de Huracán, posteriormente se dirigirá a San José de Bocay y Willilí de Jinotega; para salir a Honduras el martes por la tarde, en Categoría de Tormenta Tropical", indica el medio en otro tuit.

La prensa local informa que el fenómeno natural ha comenzado a ocasionar daños parciales.

El Gobierno ha anunciado la evacuación de al menos 40 mil pobladores que se encontraban en zonas de riesgo, los cuales fueron distribuidos en más de 250 albergues. Otros se refugiaron en iglesias, casas particulares y colegios.

En algunas localidades del Caribe de Nicaragua se ha suspendido el suministro de energía de manera preventiva debido a la fuerza de los vientos a fin de evitar accidentes a la población y daños en la infraestructura, según informó el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) en conferencia de prensa.

"El más potente"

Marcio Baca, Director de Meteorología del Instituto de Estudios Territoriales señaló que Iota es el huracán más potente que ha tocado tierras nicaragüenses “desde que nosotros tenemos registros de ciclones tropicales”. El huracán anterior fue el huracán Joan, dijo Baca.

De momento las autoridades no han contabilizado ninguna víctima como consecuencia del fenómeno natural.

Iota impactaría en la misma zona donde el huracán Eta ocasionó estragos hace quince días generando una crisis humanitaria en las localidades que resultaron afectadas.

Catalina marcial, una indígena habitante de la comunidad de Wawa Bar, ubicada a dos horas de Puerto Cabezas dijo a la Voz de América que no había recibido ayuda humanitaria a una semana del paso de Eta.

“Llevo días durmiendo en una hamaca al aire libre. Estamos tratando de hacer, aunque sea una champa de zinc”, lamentó la pobladora.

“Aquí no hay gobierno, ni tan siquiera un peso (menos de 10 centavos de dólar) nos han traído para un agua. Estamos esperando su ayuda, pero son días que el gobierno no ha sacado su cara”, señaló.

Por la tarde los presidentes de Nicaragua, Costa Rica, Guatemala y Honduras participaron de una videoconferencia con el directorio del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), donde se abordó la necesidad de que la región pueda acceder de manera urgente a recursos económicos que permitan mitigar el impacto del fenómeno natural, así como por Eta.

De acuerdo con cifras del Gobierno de Nicaragua, el huracán Eta, causó 172 millones de dólares en pérdidas económicas.