Operativos de control y seguridad activos para cumplir medidas de bioseguridad.
Operativos de control y seguridad activos para cumplir medidas de bioseguridad. [Foto: Oscar Ortiz, VOA].

HONDURAS - El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, desestimó que el 1 de junio se lleve a cabo  una reapertura económica total y reiteró que existe una estrategia de cuatro  etapas a nivel nacional. 

El plan propuesto por autoridades de gobierno establece la incorporación económica progresiva, basados en la densidad poblacional vinculado al riesgo de contagio, la incidencia positiva relacionada al número de casos de la COVID-19 por municipio, la capacidad de atención médica en centros hospitalarios y relevancia económica vinculada a la actividad comercial. El plan, de acuerdo a su diseño, podría tomar hasta 90 días para su total implementación.

“Esta plataforma de cuatro fases pasa al SINAGER (Sistema Nacional de Gestión de Riesgos) y proceden a evaluarlo a un corto plazo en el abordaje por regiones ya que algunas han iniciado y poder así tener resultados previos”, indicó el gobierno.

Algunos comercios artesanales operan bajo supervisión. [Foto: Oscar Ortiz, VOA]

Bajo las normas de estos mecanismos de bioseguridad participan más de 17 sectores empresariales y entre ellos está el propietario de una barbería, Miguel García, quien asegura que está listo para comenzar.

“Contamos con las medidas de bioseguridad hemos reforzado todo. Aquí somos 15 familias que dependemos de este trabajo y estamos comprometidos a cumplir los manuales de bioseguridad”.

Algunos hondureños mantienen sus reservas sobre acudir a estos negocios:  “Si asistiría al final tendríamos que aprender a cuidarnos más y esto es un proceso de cambio para todos”, dijo Jorge Salgado.

Por su parte, Keydi Gaméz, cree que todo debe seguir bajo medidas más drásticas de bioseguridad.

“Tendría miedo, no podría ir, sabiendo que el riesgo es mucho y no sabemos los cuidados de la otra persona”, afirmó.

En medio de este escenario los contagios continúan aumentando. El departamento hondureño de Cortés sigue siendo el epicentro de casos a pesar de las medidas de prevención y los cierres de actividades. Actualmente los casos confirmados de la COVID-19 en Honduras sobrepasan los 3.000.