Luis Enrique and Ricardo, sons of former Panamanian President Ricardo Martinelli, are seen after being detained to face extradition to the U.S. on money laundering charges, in Guatemala City
Luis Enrique y Ricardo, hijos del ex presidente panameño Ricardo Martinelli, son vistos después de ser detenidos para enfrentar la extradición a Estados Unidos por cargos de lavado de dinero. Ciudad de Guatemala, 6 de julio de 2020.

La Policía de Guatemala informó la detención el lunes de los hijos del expresidente panameño, Ricardo Martinelli, cuando intentaban abordar un vuelo humanitario hacia Panamá.  Luis Enrique y Ricardo Alberto Martinelli Linares, de 38 y 40 años fueron detenidos en el aeropuerto internacional La Aurora de Guatemala.

Según reseña el medio digital telemetro.com los hermanos fueron trasladados a la Torre de Tribunales, en el centro de la Ciudad de Guatemala, para su primera declaración y donde se les notificará el motivo de la detención.

En Panamá, los Martinelli están siendo investigados por supuestos lazos con el caso de sobornos de la firma brasileña Odebrecht.

El tribunal decretó que el exgobernante entregue sus pasaportes, no ofrezca declaraciones a la prensa y se abstenga de tener contacto con las supuestas víctimas en el caso.
Panamá: Expresidente Ricardo Martinelli recibe prisión domiciliaria
Panamá: Expresidente Ricardo Martinelli recibe prisión domiciliaria

Reuters dio a conocer las declaraciones del portavoz de la Policía guatemalteca Erwin Monroy, quien en un comunicado de prensa citó. “Es un proceso que les llevará tiempo, no los vamos a trasladar hoy (lunes) a Estados Unidos”.

De acuerdo a la información emitida por autoridades guatemaltecas, a los detenidos se les notificó que tenían una orden de captura con fines de extradición a EE.UU., por “conspiración para cometer lavado de dinero”.

El expresidente Martinelli (2009-2014), quien tiene tres hijos, estuvo preso en Estados Unidos y Panamá por sospechas de corrupción desde mediados de 2017, pero en 2019 abandonó la prisión tras ser declarado “no culpable” de espionaje político y malversación de fondos públicos.