A member of the Red Cross fills tanks with water for residents of the colony Los Almendros, in Ciudad Delgado, El Salvador, as…
Un miembro de la Cruz Roja llena tanques con agua para los residentes de la colonia Los Almendros, en Ciudad Delgado, El Salvador, como parte del esfuerzo para prevenir un mayor contagio del nuevo coronavirus, el 8 de abril de 2020.

El Congreso de El Salvador aprobó este jueves una reforma a la Constitución para reconocer el acceso al agua como un derecho humano, una decisión que aún debe ser ratificada por la siguiente legislatura para tener vigencia.

“Hoy estamos cumpliendo con una deuda de muchos años, estamos aprobando la reforma a la Constitución para dejar establecido en su texto el derecho humano al agua”, dijo tras la votación el presidente legislativo, Mario Ponce.

La reforma constitucional fue aprobada con los votos de 78 de los 84 diputados del Congreso unicameral.

Los diputados dejaron establecido en el artículo 2 de la Constitución que toda persona tiene derecho “al agua y su saneamiento”, según el texto aprobado.

Un residente de la colonia Los Almendros, en Ciudad Delgado, El Salvador, porta un contenedor con agua recibida de la Cruz Roja como parte del esfuerzo para prevenir un mayor contagio del COVID-19, el 8 de abril de 2020.

También el artículo 69 de la carta magna fue reformado para establecer que “es una obligación del Estado crear políticas públicas y leyes que garanticen a todos los habitantes agua salubre, suficiente, accesible, asequible, así como el aprovechamiento y preservación de los recursos hídricos”.

La diputada del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Cristina Cornejo, consideró que la reforma pretende “proteger y blindar al agua como un bien público que no debe ser privatizado”.

Para que la reforma aprobada este jueves tenga vigencia y fuerza de ley, debe ser ratificada con un mínimo de 56 votos por la legislatura que resulte electa en los comicios municipales y legislativos del 28 de febrero de 2021.

El nuevo Congreso salvadoreño que surja de esos comicios deberá iniciar su período de tres años el 1 de mayo del próximo año.