Playas en El Salvador
Pese al llamado del gobierno para no salir de casa, algunos salvadoreños hicieron turismo en las playas de La Libertad. El Salvador. Agosto, 2020. [Foto: Karla Arévalo, VOA].

EL SALVADOR - El país más pequeño de Centroamérica vivió una semana atípica de vacaciones. Los elotes locos, los churros españoles y los juegos mecánicos tradicionales se quedaron en las fotografías del recuerdo. Las visitas a las playas y demás lugares turísticos no fueron permitidas durante la primera semana de agosto, en la que se celebran las fiestas patronales en honor al “Divino Salvador del Mundo”.

Dado los 19.978 contagios por la COVID-19, y que el país aún se encuentra en la fase I de la reactivación económica, el Ministerio de Turismo y el Ministerio de Salud pidieron a los salvadoreños, al inicio de la semana, quedarse en casa. "Aunque estamos en período de vacaciones, todos los centros turísticos están cerrados”, dijo la ministra de Turismo Morena Valdés.

Pero lo cierto es que el fácil acceso a las playas y lagos en El Salvador hizo que al menos 50 personas fueron reportadas a diario haciendo turismo pese al llamado.

La Voz de América visitó dos de los cuatro sitios turísticos donde la policía recibió la mayoría de las denuncias: el lago de Coatepeque, en Santa Ana, y el Puerto de La Libertad, en el departamento del mismo nombre.

Ambos sitios turísticos se hallan a una distancia de unos 75 kilómetros entre sí. La cantidad de familias que al parecer se dirigió hacia estos lugares era considerable a criterio de la policía.

Los ranchos alrededor de la playa El Majahual en El Salvador están cerrados debido a la pandemia. Agosto, 2020. [Foto: Karla Arévalo, VOA].

El viernes 7 de agosto, unos 30 turistas se hallaban en el área del lago de Coatepeque mientras la policía patrullaba la zona. Al menos dos de los quince negocios que rodean el lago colocaron en el exterior sillas y mesas para los turistas.  

La atención de clientes en restaurantes de El Salvador es una actividad que solo estará permitida a partir de la fase II de reapertura económica, que iniciará el 23 de agosto.

El turismo interno se reactivará hasta la fase IV si el gobierno salvadoreño y la Asamblea no acuerdan una apertura gradual de la economía.

En la plaza Marinera, en el Puerto de La Libertad, una vendedora de mariscos era testigo de cómo algunos turistas buscaron olvidarse de la pandemia en las playas.  “Estos días atrás han venido a darse su chapuzón algunas personas de aquí del lugar, pero ligero se van. (...) En sí las playas están cerradas para que no se hagan aglomeraciones”, dijo Brenda Saldaña.

Sin medidas restrictivas

El Salvador finalizó la cuarentena domiciliar obligatoria el 14 de junio tras 85 días en confinamiento. Dada la falta de acuerdos entre el gobierno y la Asamblea, la Sala de lo Constitucional anuló el decreto que daba vida a la cuarentena domiciliaria, al mismo tiempo que frenó prórrogas.   

Desde entonces, El Salvador no tiene medidas restrictivas en torno a la salida de los salvadoreños.

La policía instaló controles vehiculares para evitar que salvadoreños hicieran turismo interno. El Salvador. Agosto, 2020. [Foto: Karla Arévalo, VOA].

“No podemos remitir vehículos, no podemos restringir el acceso a zonas turísticas porque eso atentaría contra la libre circulación. A las personas que hemos sorprendido haciendo turismo solo les hacemos conciencia de que se vayan a sus casas”, dijo a la Voz de América un policía.

Del otro lado del turismo se hallan los vendedores, quienes han sido duramente golpeados en sus economías debido a las medidas.

Los ranchos que rondean las playas en El Salvador, y donde antes servían almuerzo a los turistas, estaban cerrados. Son pocos los vendedores que a lo lejos esperan a más de algún turista.