La Cumbre es presidida por el Gobierno de la República Dominicana. [Foto: OCDE]
La Cumbre es presidida por el gobierno de la República Dominicana. [Foto: OCDE]

El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, participó el lunes en la Cumbre Virtual sobre Inclusión Social organizada por el Programa para América Latina y el Caribe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Durante el encuentro el mandatario costarricense destacó la importancia del financiamiento internacional como “la vacuna económica” para que los países emergentes puedan protegerse frente a la pandemia.

Alvarado aseguró que si no hay apoyo de financiamiento en buenas condiciones “será imposible la recuperación de la economía global”.

El evento que reúne, del 15 al 17 de julio, a ministros y funcionarios de alto nivel de los ministerios de trabajo, planificación, economía y desarrollo social busca entablar un debate abierto sobre la forma en que la crisis de COVID-19 impactará la inclusión social en América Latina y el Caribe. 

Además, tiene como objetivo identificar y prever formas de transición hacia la formalidad y la reanudación del empleo, así como promover la tan necesaria creación de un consenso sobre las reformas socioeconómicas que se aplicarán tras la crisis del COVID-19.

Entre los ponentes estaban el presidente de Costa Rica, el Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría, y al presidente de la República Dominicana, Danilo Medina.

El mandatario de Costa Rica detalló además las acciones extraordinarias que como país han implementado el campo social, entre las que destacan:

  • Bono Proteger, basado en una plataforma 100% en línea, que ha permitido apoyo económico a unas 524.000 personas afectadas laboralmente por la pandemia.
  • Atención a más de un millón de estudiantes.
  • El paso a la plataforma digital de gran cantidad de servicios públicos y privados, facilitando el acceso de la población a los servicios.
  • Implementación del teletrabajo en la esfera pública y privada, permitiendo que cerca de 60.000 personas se encuentren en esta modalidad.
  • Creación de mecanismos para modificar los contratos de trabajo, ya sea suspendiéndolos o reduciendo la jornada laboral, lo que ha evitado la pérdida de empleo a casi 210.000 personas que hoy continúan con sus relaciones laborales.
  • Enmiendas legales para minimizar el impacto negativo que la enfermedad pudiera tener sobre las personas trabajadoras y sus familias.
  • Reducción de la base mínima contributiva a la seguridad social, un esfuerzo para bajar los costos de operación de las empresas y de esta forma evitar su cierre.

Alvarado recalcó la importancia de la construcción de un nuevo mercado de trabajo, haciendo referencia a la Estrategia de Tránsito a la Economía Formal -incluida en el proceso de adhesión de Costa Rica a la OCDE- que permitió la creación de seguros de salud solidarios y de muy bajo costo para trabajadoras domésticas, entre otros.

En el evento también participaron la vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez; el ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Gustavo Meza-Cuadra; el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard; el ministro-jefe de Gabinete de Brasil, Walter Braga Netto; y la Comisaria de Asociaciones Internacionales, Comisión Europea, Jutta Urpilainen.