Experto recomienda a costarricense que reciben remesas usar transferencias para aumentar rentabilidad de estas. [Foto Armando Gómez/VOA].
Experto recomienda a costarricenses que reciben remesas usar transferencias para aumentar rentabilidad de éstas. [Foto Armando Gómez/VOA].

SAN JOSÉ - El panorama de las remesas en Costa Rica se ha recuperado después de sufrir una caída del 10% en el segundo trimestre de 2020 y los expertos ahora consideran que cerrará el año con una disminución de alrededor del 7%.

Según Rigoberto Torres, ejecutivo del Área Estadística del sector externo del Banco Central, la mejora se debe a la apertura que experimentaron las economías mundiales.

“Los flujos de transferencias personales o más conocidos como de remesas familiares, han demostrado ser resilientes a la adversidad, en virtud de que constituyen lazos de los migrantes con sus raíces, especialmente con sus seres queridos”, dijo Torres.

Esta realidad la experimenta Mariela Barboza, una costarricense residente en Virginia, Estados Unidos, quien gracias a la alta demanda en su trabajo de limpieza de oficinas ha podido enviar más dinero a su país, donde la economía reporta un 22% de desempleados, según la más reciente medición de Instituto Nacional de Estadística y Censos de Costa Rica. 

“En lugar de verme afectada en esta pandemia, debido a mi fuente de trabajo más bien ha sido todo lo contrario”, expresó Barboza. “Honestamente, más bien he podido generar más dinero, pues obviamente entendiendo que la situación en Costa Rica está bastante complicada para mi familia”.

En este contexto, Manuel Orozco, director del Centro de Migración y Estabilización Económica de la Organización Internacional de Asociados Creativos, recomienda a los hogares costarricenses no utilizar dinero en efectivo, sino apoyarse en la tecnología, porque las transferencias digitales tienen mayor rentabilidad.  

“Aquellas personas que usan sus billeteras móviles tienen una capacidad de aumentar la capacidad de ingreso disponible en un 15% frente a los que usan solamente el ‘cash’ (efectivo). El que anda colones en la bolsa los va a gastar (y) tiene mayores probabilidades de gastarlos que el que anda con una billetera móvil”, explicó. 

En general, Orozco recomienda utilizar las remesas para el desarrollo de proyectos. Precisamente, ese consejo seguirá el nicaragüense Nicolás Flores cuando vuelva a trabajar.

Flores enviaba remesas a su país antes de la pandemia, pero se quedó sin trabajo en un restaurante en Costa Rica por los efectos económicos de la COVID-19.  

“Cuando estás en el extranjero tienes un motivo para enviar dinero, ya sea arreglar los papeles de un terreno, adquirir un terreno, construcción y remodelación de la casa, ayudar a algún familiar o montar un negocio”, dijo Flores.  

A pesar de estos escenarios, para el experto Orozco, las remesas han sido fundamentales tras la caída que experimentaron las economías de los países de Centroamérica durante 2020.