Este domingo, analistas, líderes industriales y autoridades de todo el mundo se reunirán en Estocolmo, Suecia, para discutir los problemas del agua en un evento anual llamado Semana Anual del Agua.

Uno de esos problemas es la contaminación del agua, que cada año causa la muerte, de más de 3 millones de personas en todo el mundo.

La UNICEF indica que 5.000 niños mueren todos los días por diarreas crónicas.

El director ejecutivo del Instituto Internacional del Agua de Estocolmo, Anders Berntell dijo que el evento es de gran magnitud.

“Creo que es un tragedia, algo que es tan fácil de solucionar, todavía tiene este enorme efecto, no solo en la forma de vida de las familias, sino en sociedades enteras que están sufriendo las consecuencias del agua contaminada”, dijo Berntell.

Berntell dice que los problemas del agua también afectan a los países industrializados.

“Uno de los nuevos retos que enfrentamos es la expansión del uso de químicos, en particular en nuestras casa. Usamos muchos químicos y medicinas, y podemos ver que eventualmente los residuos de las ellas son dispersados en los desagües hacia ríos y lagos”, recalcó Bertnell.

Por su parte, Katherine Bliss, del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington, señala que los países más afectados están en Asia y el Subsahara africano.

“Cerca de 1.000 millones de personas no tiene acceso a fuentes de agua potable mejoradas, en sus casas o incluso en su propio patio, un lugar donde puedan obtener agua sana y segura para tomar, cocinar o para que su familia pueda consumir.

Los expertos sostienen que el cambio climático, el crecimiento de las ciudades, la industrialización y la intensa agricultura están perjudicando las fuentes y la calidad del agua.

En el evento se entregarán premios, entre ellos el "Premio del Agua Estocolmo 2010" y el "Premio Junior del Agua".