La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, se reunió en Egipto con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente de la autoridad palestina, Mahmoud Abbas, para liderar una segunda ronda de conversaciones de paz.

De acuerdo con el enviado especial del presidente Barack Obama para Medio Oriente, el senador George Mitchell, los líderes de Israel y la autoridad palestina aún creen que podrían llegar a un acuerdo de paz en un año, pese a una disputa sobre asentamientos judíos. 

En tal sentido, no se conocieron informaciones si fue acordado algún compromiso respecto a los asentamientos, al finalizar las negociaciones.

"El presidente Abbas y el primer ministro Netanyahu siguen concordando en que estas negociaciones, cuyo objetivo es resolver todos los asuntos centrales, podrían terminarse en un año", dijo el senador Mitchell, en el centro vacacional egipcio de Sharm el-Sheikh, en el mar Rojo.

Tras una primera reunión por la mañana, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente palestino, Mahmoud Abbas, volvieron a reunirse después del almuerzo junto a sus asesores.

El encuentro entre palestinos e israelíes en el balneario Sharm el-Sheikh, sobre el mar Rojo, es parte de la agenda definida en Washington hace dos semanas, y se produce en momentos en que ha surgido una disputa sobre la construcción de asentamientos israelíes en Cisjordania.

"Elegir continuar con los asentamientos de cualquier manera significa destruir las negociaciones", dijo el jefe de la misión negociadora palestina, Saeb Erekat, después de que Netanyahu sostuviera que la construcción de asentamientos sólo sería limitada y no congelada.

Al respecto la secretaria Clinton dijo que ambas partes deben resolver sus diferencias sobre la construcción de asentamientos judíos en territorios que los palestinos quieren para fundar su Estado.

"Para mi, es una elección simple: sin negociaciones, no hay seguridad, no hay Estado", dijo Clinton.

Netanyahu y el presidente palestino Mahmoud Abbas dieron comienzo a una nueva ronda de conversaciones directas en Washington a principios de mes, esperando alcanzar un acuerdo en un año para poner fin a un conflicto de décadas.