Dos visiones diferentes

Los republicanos en la Cámara de Representantes dejaron muy claro que lo que más les preocupa es la seguridad fronteriza y mientras no se llegue a un consenso dentro de su bancada, el proyecto de ley no llegará al plenario.

“Le pedimos al presidente (Obama) que envíe una resolución para reforzar la seguridad en la frontera con el dinero que ya se tiene dentro del presupuesto y después podremos retomar el tema de la reforma migratoria”, declaró el representante republicano Steve King.

Por su parte el legislador Bob Goodlatte, es presidente de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes explicó que los republicanos prefieren avanzar "paso a paso cuidadosamente. Tendremos audiencias y examinaremos y observaremos cada una de las propuestas de modo que no cometamos los mismos errores que en 1986”

Goodlatte se refería a la amnistía para 3 millones de personas que el presidente republicano Ronald Reagan firmó en ese año.

Aprovechar el momento

De igual manera el miembro de la junta del condado de Arlington, el demócrata Walter Tejada habló con la Voz de América y advirtió que si los republicanos apoyan una reforma migratoria deberán enfrentar las consecuencias políticas en las próximas elecciones de medio término.

En tanto el legislador demócrata Luis Gutiérrez, instó a los republicanos de la Cámara Baja a aprovechar el momento. "Les decimos a la Cámara de Representantes controlada por los republicanos que permitan que el pueblo sea escuchado. Ustedes y yo sabemos que hay 218 votos a favor de una reforma amplia de inmigración, y todo lo que les pedimos es (que nos dejen hablar) cinco minutos en el pleno de la Cámara”.