El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, llegó a Estados Unidos para participar de la Asamblea General de la ONU.

Ahmadinejad aprovechó para pedir a Estados Unidos que libere a ocho iraníes que dijo eran retenidos ilegalmente. El mandatario iraní dijo que su país hizo un “gesto humanitario” cuando dejó en libertad a una estadounidense detenida desde julio de 2009.

El 14 de septiembre de 2010, Teherán liberó a Sarah Shourd, de 32 años y una de los tres estadounidenses retenidos en Irán por más de un año bajo la sospecha de espionaje.

Ahmadinejad, quien asiste al encuentro anual de la Asamblea General de Naciones Unidas, dijo no estar de acuerdo con las sanciones impuestas por la comunidad internacional a Irán, a causa de sus actividades nucleares.

El tema será abordado en la reunión de la ONU, pero no se han fijado reuniones con Irán o fechas para ello.