Toyota Motor Company llamó a sus talleres de servicio a más de un millón y medio de vehículos en todo el mundo, la mayoría en Estados Unidos.

Casi 200.000 automóviles vendidos en Europa y otras naciones también están incluidos en la medida.

La compañía dijo que la mayoría de los vehículos están siendo llamados a reparación debido a un problema que causaría una fuga gradual del líquido de frenos. A algunos modelos vendidos en Japón se les podría atascar el mecanismo de inyección.

Toyota aseguró que no se han reportados accidentes como resultado de los problemas, pero claramente representa otro incidente para la mayor compañía automotriz del mundo, que ha llamado a reparación más de 10 millones de vehículos en los últimos doce meses.