Los Astros Correa (1) y Reddick (22) celebran después de ganar en el 3er juego de la Serie Mundial a los Nats en el Nationals Park, de Washington D.C. el 25 de octubre de 2019. Reuters.
Los Astros Correa (1) y Reddick (22) celebran después de ganar en el 3er juego de la Serie Mundial a los Nats en el Nationals Park, de Washington D.C. el 25 de octubre de 2019. Reuters.

Los Astros de Houston contuvieron a los Nacionales de Washington, les ganaron 4-1 en la tercera aparición por la Serie Mundial de 2019 y el primer encuentro -el viernes- en el Nationals Park de Washington D.C.

Con paso firme de cuatro carreras y 11 hits sin cometer errores, los Astros entendieron del maleficio de venir de perder sus dos partidos iniciales y sacudieron el letargo que los envolvía. Pocos equipos han remontado una serie viniendo de perder los dos choques iniciales.

Para este sábado los Astros tratarán a toda costa de empatar la serie, recargada 1-2 en su contra, y harán todo lo posible por quitarse de encima los efectos del pegajoso “Baby Shark”, impulsado por Gerardo Parra. Para eso traen al derecho de Mazatlán José Urquidy.

Los Nats, traen al serpentinero izquierdo Patrick Corbin, un bambino que goza de un contrato de $140 millones por seis campañas, precisamente por ser un blanqueador de 54 ponches en siete aperturas, para cuatro victorias y dos reveses.

De numeritos: Los Nats anotaron una carrera solitaria, como un punto negro en una hoja en blanco. Dispararon nueve sencillos sin resultado alguno y cometieron dos pifias de las que ya casi están prohibidas a la altura del “Clásico de Otoño”.

La marea roja que acompañó a los Nats hace el "Baby Shark" con el que pretenden intimidar a los Astros de Houston el 25 de octubre de 2019. Reuters.

Los Nats tienen que controlar el entusiasmo, cargaron todas las esperanzas en el joven Juan Soto que se fue en blanco en cuatro oportunidades, y junto a Anthony Rendón y sus huestes dejaron a 10 hombres sobre las almohadillas, hambrientos por llegar al home.

Por los ganadores, el diestro Zack Greinke se paró en la lomita durante cuatro episodios y dos tercios, repartió seis chocolates calientes, pero permitió siete hits que fueron desaprovechados por sus contrarios. Lo que vino después fue un desfile de 5 relevistas por los Astros, encargados de enrumbarlos hacia la victoria, a las manos de Josh James.

El derecho Aníbal Sánchez se encaramó en el montículo por los Nats en una largada de cinco innings y un tercio, le pegaron 10 imparables, dejó que Ronbinson Chrinos le sacara la pelota del parque y sacó a cuatro oponentes por la vía del ponche.

Altuve sigue siendo bujía de los siderales: dos dobletes y anotó dos veces. Chirinos con su jonrón fue el otro héroe.

Para la historia: El triple del dominicano Víctor Robles va de cabeza a los libros como la primera impulsada para un equipo de Washington en Serie Mundial… en su propia casa, desde 1933. Zimmerman, que estaba en 1era base, es el primer anotador por los capitalinos en SM en 86 años.

¡Cuarta noche de Serie Mundial en el Nationals Park, de Washington D.C., que gane el mejor!

(Con información de Al Bat, Las Mayores (MLB), ESPN, Astros y Nats (website).