Betancourt fue secuestrada el 23 de febrero de 2002 por las FARC, y fue rescatada en julio de 2008 por el Ejército colombiano.
El israelí es considerado un mercenario por la justicia colombiana que lo acusa de entrenar a los paramilitares que cometieron miles de asesinatos.

Al llegar al aeropuerto de Tel Aviv, el acusado envió un saludo al presidente de Colombia.

El teniente coronel de la reserva israelí, Yair Klein, regresó a Tel Aviv  procedente de Moscú donde estuvo detenido durante tres años a raíz de una orden de captura internacional solicitada por Colombia.

De acuerdo con las actuaciones de la justicia colombiana, Klein es considerado un mercenario y está acusado de haber entrenado en 1980 a mercenarios paramilitares.

La liberación de Klein se produjo después de que el pasado 9 de noviembre un tribunal de Estrasburgo, en Rusia, negó la extradición a Colombia,  porque temía que el israelí no recibiera un juicio justo.

En 2001, Klein fue declarado culpable por un tribunal en Colombia y permanecía en custodia en Rusia desde su arresto en agosto de 2007 en un aeropuerto de Moscú.

Klein fue sentenciado en ausencia a casi 11 años de prisión por un  Tribunal colombiano en Manizales, por su papel en la década de 1980 en el entrenamiento de escuadrones paramilitares, acusados en Colombia del asesinato de miles de personas.

Al salir del aeropuerto de Tel Aviv, Yair Klein se mostró satisfecho y desafiante y envió “un saludo al nuevo presidente de Colombia”.

Por su parte, desde Bogotá el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, pidió buscar las fórmulas jurídicas para conseguir la entrega de Klein y dijo que aunque salió libre, tuvo el cinismo de los corruptos y los criminales, de enviarle un saludo a Colombia y un saludo al presidente, hecho que rechazó de plano.

Klein niega haber trabajado con los cárteles de la cocaína y dijo que sólo entrenó a los paramilitares en tácticas defensivas.