La gobernadora de Arizona Jan Brewer reconoció que pidió a los legisladores estatales que consideren si la ley de inmigración del estado debe ser modificada, tras la decisión de la jueza federal de distrito, Susan Bolton, de bloquear la aplicación de algunas partes cruciales de la legislación.

La gobernadora Brewer dijo que está analizando, junto a los parlamentarios que apoyaron la iniciativa, la posibilidad de llamar a una sesión especial para "ajustar" la ley.

La intención es cumplir con los cuestionamientos planteados por la jueza Bolton, después de que la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito determinó que la audiencia de apelación planteada por la gobernadora Brewer se realizará recién en el mes de noviembre, aunque las autoridades estatal la habían pedido para el 13 de septiembre.

"Creemos que la ley SB1070 es constitucional, pero (la jueza Susan Bolton) sin duda señaló imperfecciones que posiblemente pueden ser arregladas, y eso es lo que haríamos", dijo la gobernadora Brewer, aclarando que las modificaciones serán hecha de “forma muy clara y definida, simple", afirmó.

Sin embargo, la legisladora demócrata Kyrsten Sinema, líder opositora de la cámara baja estatal, descartó dar su apoyo a la gobernadora Brewer para cambiar la ley de inmigración.

"¿Por qué la ayudaríamos? Esta ley es tan deficiente, y claramente una jueza federal está de acuerdo con nuestra visión", dijo le legisladora estatal.

Otro problema para la gobernadora, es que como señaló el legislador oficialista, Kirk Adams, presidente de la Cámara de Representantes estatal, no existe mucho apoyo de los republicanos para modificar la ley.

Temor entre inmigrantes

La ley SB1070 sigue sembrando temor e incertidumbre entre la comunidad inmigrante.

Activistas pro-reforma de Arizona establecerán en Phoenix, una "zona libre de deportaciones" para protestar contra la polémica ley de inmigración.

A su vez, voluntarios del grupo "Verano de Libertad de Arizona" dirigirán protestas contra el alguacil del Condado de Maricopa, Joe Arpaio.

Según los organizadores de la protesta, tendrán una fuerte presencia para respaldar a quienes "viven con miedo".

El estado de Arizona presentó una apelación para revocar el fallo de la jueza federal, Susan Bolton, que bloqueó partes claves de la ley SB1070.

La ley entra en efecto sin ciertas clausulas después que una jueza federal ordenara la suspensión de algunas provisiones como la detención de un individuo por parte de la policía si se sospecha que este es indocumentado.

La jueza Bolton, también suspendió una provisión que requeriría que los inmigrantes porten documentos en todo momento y una medida que convertía en delito que los inmigrantes indocumentados busquen trabajo en lugares públicos.

Manifestantes que se reunieron frente a la embajada de Estados Unidos en la ciudad de México festejaron el fallo judicial. Sin embargo, la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, prometió apelar el fallo.

"Revisaremos de cerca cada elemento que la jueza (Susan) Bolton removió de la ley, y pronto presentaremos una apelación expedita ante la Corte de Apelaciones de Estados Unidos para el noveno circuito", dijo Brewer en un comunicado.

Brewer dijo que la lucha está lejos de terminar y acusó al gobierno federal de no atender los problemas de inmigración en su estado.

Entre las provisiones vigentes esta la prohibición de contratación de indocumentados, asi como que Arizona impida que ciudades se transformen en los llamados santuarios en desafío a la ley de inmigración federal.

Las autoridades en Arizona dicen que la llegada de inmigrantes ilegales desde México ha llevado a un aumento en los delitos, incluyendo tráfico de drogas y secuestros.

Para el abogado de inmigración, Luis Paoli, la interrupción de la ley SB1070 es una gran victoria parcial porque ya un juez federal ha tomado cartas en el asunto y ha entendido que puede haber un daño irreparable si toda la ley entra en vigor”.

“El interés del gobierno federal es proteger su jurisdicción que es básicamente la ley federal. El gobierno está tratando de defender su autoridad para regular ciertas cosas como lo es la ley de inmigración, porque la Constitución en la ‘cláusula de supremacía’ le reserva este poder y estos derechos al gobierno federal y no a los estados, porque si Arizona legisla inmigración, y Virginia legisla inmigración y todos los estados lo hacen lo que tendremos será un caos inmigratorio horrible”, explicó Paoli a voanoticias.com

Disputa llega al béisbol

La disputa por la ley de inmigración de Arizona, ha llegado incluso al pasatiempo favorito de los estadounidenses, el béisbol.

Durante el partido que disputaban los Metropolitanos (Mets) de Nueva York ante los Cascabeles (Diamondbacks) de Arizona, dos hombres portando banderas de México corriendo por los jardines del Citi Field en la séptima entrada antes de ser detenidos sin incidentes por la policía.

También algunos manifestantes reclamaban afuera del estadio, que el juego de las estrellas del 2011 que está propuesto para desarrollarse en la ciudad de Phoenix, en el estado de Arizona, sea transferido por las Grandes Ligas a otra ciudad en rechazo por la estatal de inmigración.