Las lecciones de Boston

Incluso cuando la audiencia de Dzhokhar Tsarnaev se realizó en Boston, donde se produjeron los ataques terroristas por los que está acusado, en Washington DC dos comités del Congreso estadounidense se enfocaron en las lecciones que quedaron tras el atentado.
 
El presidente del Comité de Seguridad Interior del Congreso, el representante Michael McCaul de Texas, dijo que se verificó la existencia de una falla en las comunicaciones entre las autoridades federales de seguridad y la policía local en los meses precedentes al ataques, en relación con la visita a Rusia del mayor de los hermanos, Tamerlan Tsarnaev.
 
“Quedó demostrado que cuando las agencias fallan en el intercambio de información sobre los terroristas, no tienen la posibilidad de ver el scenario complete, que podría permitir identificar un ataque inminente”, dijo McCaul.
 
En tanto el ex alcade de Nueva York, Rudolph Giuliani, dijo que Estados Unidos debe adaptar sus técnicas de lucha contra el terrorismo ante el creciente número de ataques individuales por parte de los llamados “lobos solitarios”.

“Existen más dificultades para detectar a los potenciales atacantes porque ellos participan en unos pocos contactos electrónicos con las organizaciones que tenemos bajo vigilancia física o electrónica, o que podemos llegar a tener infiltradas con agentes encubiertos”, advirtió.

El experto en terrorismo de la Universidad de Georgetown, Bruce Hoffman, dijo a los legisladores que al-Qaeda aún representa una amenaza a pesar de los éxitos logrados por Estados Unidos en años recientes.
 
Si bien “lla muerte de Osama bin Laden significó un gran golpe para al-Qaeda, no está claro aún si fue necesariamente un golpe letal. Supuestamente al-Qaeda se encuentra en la actualidad presente en más lugares de los que estaba el 11 de septiembre de 2001,” dijo Hoffman.