La sonda de la NASA llamada Deep Impact, tendrá un encuentro cercano con un cometa.

La nave pasará a 700 kilómetros del cometa Hartley 2, que tiene una dimensión de más de medio kilómetro de ancho. La sonda usará sus telescopios y otros instrumentos para examinar la superficie y registrar explosiones de gas en el cometa.

Los cometas, considerados viajeros espaciales son capaces de captar partículas y materiales desde la profundidad del universo y cargarlos con ellos hasta la vía láctea donde los científicos pueden alcanzarlos a través de sondas experimentales y visualizaciones con telescopios, para recibir información de otros galaxias.

Hace cinco años, la Deep Impact creó una especie de fuegos artificiales cósmicos cuando lanzó una sonda al cometa Tempel 1. La colisión que resultó del experimento le ofreció a los científicos la primera oportunidad de explorar el interior de un cometa.

La nave se encuentra ahora en la misión de seguir el paso del Hartley 2. Desde septiembre la Deep Impact está tomando imágenes de su objetivo.

El encuentro con el cometa el 4 de noviembre representa la quinta vez que uno de estos objetos celestes es observado de cerca.