Makled fue capturado en agosto de 2010 en la ciudad colombiana de Cúcuta, cerca de la frontera con Venezuela.

La extradición de Walid Makled de Colombia a Venezuela, donde deberá responder por acusaciones de narcotráfico y asesinato, no será un obstáculo para que las autoridades de Estados Unidos lo interroguen respecto al contrabando de drogas.

Por otra parte, en Washington, el gobierno de Estados Unidos evitó emitir un juicio sobre la decisión del gobierno del presidente Juan Manuel Santos, de extraditar a Caracas al presunto narcotraficante venezolano.

Mark Toner, portavoz del Departamento de Estado, dijo que Estados Unidos tiene la política de no hablar sobre casos de extradición, aunque explicó que “podemos decir que el gobierno venezolano tiene una responsabilidad especial en asegurar que el juicio de Makled sea rápido y justo”.

Interrogatorio por la DEA

Por su parte, el ministro del Interior y Justicia de Colombia, Germán Vargas Lleras, dijo que el gobierno colombiano permitirá a la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) interrogar a Makled antes de que sea extraditado a Venezuela "cuantas veces lo requiera".

"Le hemos otorgado pleno acceso al gobierno estadounidense para cualquier diligencia que tengan a bien hacer", dijo el funcionario, a la vez que agregó que Makled será entregado a Venezuela "en las próximas semanas", sin ofrecer mayor precisión en la fecha, supuestamente por razones de seguridad.

Makled fue capturado en agosto de 2010 en la ciudad colombiana de Cúcuta, cerca de la frontera con Venezuela.

Posteriormente, tanto Venezuela como Estados Unidos solicitaron su extradición, y fue el propio presidente Santos quien anunció que Makled sería deportado a Venezuela, debido a que lo solicitó primero y porque los cargos de los que está acusado también son más graves.