Refugio en Cuba

Otros prófugos estadounidenses que buscaron asilo más cerca de su país corrieron suertes diferentes.

Uno de ellos es Robert Vesco, quien en 1972 escapó de EE.UU. donde se le acusó de estafar más de $200 millones de dólares y de narcotráfico.

Vesco fue acogido luego con los brazos abiertos en Cuba, donde por otros motivos Fidel Castro más tarde lo encarceló y  murió en prisión.

También es conocido el caso del exagente de la CIA Philip Agee, que en 1975 escribió un libro titulado Inside the Company: CIA Diary en el que reveló nombres de espías estadounidenses por lo que se le consideró un traidor.

Agee terminó poniendo una agencia de turismo en La Habana, donde murió en 2008.