Un informe periodístico señala que el gobierno del presidente Barack Obama busca actualizar y hacer más estricta una ley que requiere que las compañías de telecomunicaciones aseguren que sus servicios pueden ser interceptados.

El diario The New York Times publica que funcionarios de los Departamentos de Justicia y de Comercio, el FBI y otras agencias quieren más herramientas legales para que las compañías aseguren que sus más recientes tecnologías permitan la vigilancia.

El informe cita dos casos previamente no revelados en los cuales proveedores de servicio telefónico y de banda ancha trataron durante semanas o meses de cumplir con órdenes de intercepción aprobadas por una corte en investigaciones criminales o terroristas. El informe dice que el FBI gastó $20 millones de dólares en un año ayudando a las compañías a arreglar esos problemas.

La medida ilustra cuán rápido la ley sobre telecomunicaciones puede quedar obsoleta debido al desarrollo inmediato de la tecnología. The New York Times dice que el actual gobierno busca presentar, ante el Congreso, un anteproyecto de ley para el 2011.