El ministerio del Interior del gobierno de España informó que la policía arrestó a 13 presuntos miembros de un grupo que se cree es el ala juvenil del  proscrito grupo separatista vasco ETA.

Una declaración del ministerio español indica que 300 policías participaron en la operación en la norteña región vasca y en áreas adyacentes, que estuvo específicamente dirigida a la organización conocida como Segi, que fue declarada ilegal en 2007.

Las autoridades creen que Segi continúa sirviendo como un grupo de entrenamiento para futuros miembros de ETA y ha sido vinculado a actos de violencia callejera y vandalismo.

Este es el segundo operativo en un año contra Segi, ya que en noviembre de 2009, la policía y la guardia civil desplegaran una operación que culminó con 35 arrestos.