Las Fuerzas Armadas de Estados Unidos indicaron que una falla interrumpió la comunicación entre 50 misiles nucleares y un centro de control de lanzamiento.

Las autoridades dijeron que no hubo posibilidad de un lanzamiento accidental cuando los misiles quedaron incomunicados por unos 45 minutos. El mal funcionamiento afectó el centro de control de una base de la Fuerza Área en el estado de Wyoming.

Las autoridades indicaron que los misiles están protegidos por varias medidas de seguridad y podrían haber sido lanzados usando un sistema de respaldo si era necesario.

La Casa Blanca fue notificada sobre la falla de comunicación.

Los 50 misiles representan aproximadamente una novena parte de la fuerza de misiles balísticos intercontinentales basados en territorio estadounidense.